REAL ZARAGOZA

Víctor Fernández: "Vamos a ser muy, muy, muy atrevidos"

Víctor Fernández: "Vamos a ser muy, muy, muy atrevidos"

ALFONSO REYES

DIARIO AS

El técnico, que también entrenó al Deportivo, reconoce que hoy vivirá un partido especial y sólo piensa en ganar: "Necesitamos una tensión competitiva máxima durante los noventa minutos y ser muy valientes".

—Usted entrenó al Deportivo hace cuatro temporadas. ¿Es un partido especial?

—Son matices que te hacen vivir el partido de una manera muy especial. No hace mucho estaba dirigiendo al Deportivo en Primera y ahora me toca enfrentarme a ellos en Segunda. Es un club al que le tengo mucho cariño y al que deseo que logre su objetivo, pero antes que esto está el Real Zaragoza y lo que yo deseo es que nosotros consigamos los tres puntos porque tenemos mucha más necesidad y nos jugamos mucho. Lo voy a afrontar con un hormigueo por dentro por lo que representa para ambos clubes, pero también por el hecho de que he dirigido los dos banquillos. Mi cabeza está plenamente centrada en sacar adelante el partido y en contribuir y aportar para que mis jugadores encuentren el camino adecuado para conseguir esta victoria, que para nosotros es fundamental.

—¿Los seis puntos logrados frente al Reus y el Córdoba permiten afrontar este partido con algo más de tranquilidad?

—Sí, pero debemos afrontar este encuentro con un rigor y una tensión competitiva y con un afán de ganar y arriesgar por encima de cualquier otro partido y por encima de la media. Lo tengo clarísimo. Es un partido absolutamente diferente al anterior. El de Córdoba era un partido muy complicado para los futbolistas a nivel mental y emocional y, de hecho, yo percibí que varios estaban como muy agobiados, angustiados y bloqueados porque es el partido que todo el mundo te dice que hay que ganar. A nivel mental no tiene el nivel de dificultad que tenía el de Córdoba porque juegas en casa y es otro rival. La afición sabe que jugamos contra un equipo con un presupuesto altísimo y grandes jugadores y que tiene la obligación de ascender. Desde ese punto de vista el futbolista va a afrontar el partido con otro tipo de presión, pero necesitamos una tensión competitiva máxima durante los noventa minutos y no dejar ninguna ventana a la relajación. No podemos dar ningún tramo del partido en el que el Deportivo pueda mostrar sus virtudes, si no, estamos condenados a no ganar. Por tanto, la exigencia desde el punto de vista mental es dar el máximo durante los noventa minutos y además siendo más valientes que en todos los partidos que hemos jugado últimamente.

—¿Tiene la sensación de que tres puntos contra el Deportivo podrían resultar definitivos?

—Es evidentemente que matemáticamente no, pero si somos capaces de ganar al Deportivo y al Extremadura, ya te digo yo que sí. Aunque no fuera matemáticamente, podríamos decir que estaría logrado, pero para alcanzar ese objetivo el primer paso es este partido, en el que nos vamos a afrontar a un adversario que tiene muchos recursos y que nos va a obligar a hacer un partido pletórico en todas las facetas. Jugamos en casa, va a venir mucha gente, va a haber una buena temperatura, venimos de ganar, también de sufrir exageradamente en Córdoba y vamos a ver si damos esa alegría a nuestros seguidores y nos damos una alegría a nosotros mismos, que falta nos hace.

—En el último partido algunos jugadores como Pombo o Álvaro quedaron señalados por la afición. ¿Le preocupa?

—La afición ha tenido que soportar una temporada muy dura porque estamos muy lejos del objetivo, ya que nosotros estamos obligados como mínimo a estar siempre cerca o dentro del playoff, aunque es muy difícil. Hace unos años el Nástic disputó el playoff y ahora va a estar en Segunda B. El Numancia estuvo la temporada pasada a dos partidos de ser equipo de Primera y ahora sólo lleva dos partidos de ventaja sobre un presumible descenso. La vida en Segunda tiene estas sorpresas tan desagradables. Admitiendo esto, hemos ofrecido muy poco a la afición y es soberana. Lo que yo les digo desde un ejercicio máximo de responsabilidad y de zaragocismo, más allá de los aciertos que uno tenga, es que necesitamos su compañía, pero una compañía afectiva y cariñosa. Necesitamos que estén a nuestro lado y que nos ayuden y nos empujen en esos momentos malos que yo digo que no podemos tener contra el Deportivo y que si los tenemos nos ayuden a soportarlos, y que van a tener tiempo para expresar del modo que crean oportuno su valoración de lo que les hemos ofrecido. Ahora debemos ser permisivos porque el equipo se entrega y da lo máximo que tiene y debemos sacar esto entre todos porque todos estamos dentro y todos saldríamos muy perjudicados si ocurriera un desastre que no va a ocurrir.

—¿Del Deportivo lo que más le preocupa es Quique o algo más?

—Tiene jugadores realmente importantes. Yo creo que están buscando una solidez como grupo que habían perdido. Es un equipo vertical, con jugadores desequilibrantes por fuera, y trata de ser muy sólido atrás con la presencia de Bergantiños y Expósito como doble pivote. Para ellos es una zona vital, pero arriba tiene mucha dinamita y, sobre todo, un jugador diferencial, que es Carlos Fernández, un chico que juega muy bien al fútbol y que es muy peligroso.

—¿Se podría dar por bueno un empate contra el Deportivo?

—Yo lo único que digo es que vamos a ser muy, muy, muy atrevidos. Debemos ser valientes y cuando uno afronta el partido con esa actitud quiere decir que vas a buscar la victoria. Nosotros tenemos que salir a buscar el triunfo y además es que tampoco somos un equipo que podamos quedarnos atrás para defender y esperar que el rival se equivoque. Nosotros normalmente somos un equipo que intenta provocar el error del rival. Me vais a decir que contra el Córdoba no fue así y que fuimos un equipo muy oportunista que se aprovechó de los errores y les sacó un gran beneficio, pero el Deportivo no va a tener esos errores. Es un equipo sólido con jugadores de mucho oficio en la Primera División. Nosotros tenemos que provocar los errores a través de nuestro juego y nuestra valentía y decisión. Creo que sumar de tres te da un margen luego para ser más especulativo y ahora mismo sólo podemos sumar de tres. ¿Que termina el partido y he hecho unos cambios defensivos para asegurarnos el empate? Evidentemente, cuando uno no puede ganar siempre será bueno empatar, pero nuestro propósito, ya lo veréis, va a ser desde el primer momento ir a ganar el partido.

—Marc Gual logró el otro día un hat-trick. Es muy importante recuperar a un jugador que puede ver portería, ¿verdad?

—Los delanteros viven de los goles y este chico ya llevaba varias semanas sin jugar y muchas jornadas sin meter gol. Cuando un delantero tiene la satisfacción del gol está más tranquilo y relajado y la virtud es de él, que no ha dejado de entrenar bien. Llevaba ya varias semanas entrenando a conciencia y muy centrado en su trabajo para mejorar, porque si no, no iba a salir de ese pozo en el que se había instalado, y tuvo su recompensa el domingo frente al Córdoba. Tiene que ser un ejemplo también para los demás delanteros. Necesitamos los goles de todos ellos y eso nos ayudará a ganar más partidos.

—No ha entrado James Igbekeme en la convocatoria. ¿Cómo ha sido su semana y cómo lo ve de cara al próximo partido?

—La semana ha sido de menos a más. Yo creo que ha tenido una evolución bastante positiva y eso se ha reflejado en la alegría del futbolista. Ha hecho cosas que se acercan ya a lo que es la realidad y yo creo que ahora estará al 70-80% de su máximo nivel. Ya no tiene miedo a las disputas y mantiene un dolor que logra soportar, pero en un partido en el que necesitamos la máxima tensión competitiva, James no está preparado para eso. Él ha sido muy honrado porque me ha dicho que si había que forzar se forzaba, pero no era conveniente para el grupo y tampoco sabemos cuántos minutos nos habría durado. Yo creo que el martes debería tener prácticamente olvidada su lesión y jugar contra el Extremadura con todas las consecuencias. Estoy contento por la evolución, pero me fastidia que no esté contra el Deportivo porque ya sabéis lo que opino sobre James y la importancia que tiene en este grupo.