LALIGA 1|2|3

El milagro de Enric Gallego: sigue siendo pichichi de Segunda

El jugador del Huesca dejó de pertenecer al Extremadura el pasado 16 de enero. En aquel entonces, era el máximo goleador de LaLiga 1|2|3 con 15 tantos. Ahora, también.

Enric Gallego celebra un gol con el Extremadura en su etapa en Segunda División.

Increíble, pero cierto. 36 jornadas después, Enric Gallego sigue siendo el pichichi de Segunda División, aun marchándose en el mercado invernal. El pasado 16 de enero, Extremadura y Huesca acordaron el traspaso del futbolista por una cifra cercana a los tres millones de euros. Así, el equipo de Almendralejo perdía a su goleador y el de Francisco recibía un depredador del área para buscar el milagro de la permanencia.

Enric dejó en Extremadura un legado de 15 goles y una asistencia en 19 partidos disputados, lo que sin duda es una cifra brillante para la categoría. Han pasado 15 jornadas desde entonces, pero nadie ha sido capaz todavía de superar los registros del ariete. A buen seguro, no acabará así. Y es que, a falta de seis jornadas para el final, varios futbolistas le pisan los talones.

Quique, delantero del Deportivo de la Coruña, también suma 15 goles, aunque su promedio es notablemente inferior al de Enric. Por detrás, le siguen de cerca Rubén Castro (14 tantos), Álvaro Giménez (13), Juan Muñoz (13) y Roberto Torres (12). Eso sí, en lo que respecta a goles por minuto, solo un atacante está a su altura: Darwin Machís.

El extremo venezolano del Cádiz, llegado en el franja de invierno, ha marcado ya ocho goles en once partidos y celebra cada 107 minutos. Gallego, en 19 partidos, estableció el registró en diana cada 114. Piovaccari (cada 145) y Juan Villar (155) son los siguientes en el ránking.

El Extremadura se las ha ingeniado sin su punta

Desde la marcha de Enric Gallego, el Extremadura ha conseguido remontar el vuelo para estar cinco puntos por encima de los puestos de descenso. En este período, suma seis victorias, tres empates y seis derrotas, aunque en el plano goleador nota, y de qué manera, la ausencia de un referente en el área. Con solo doce tantos, ni siquiera promedia uno por partido, pero lo compensa con una brillante defensa con 14 encajados. Además, ha sabido reaccionar: en sus ocho primeros partidos sin el jugador catalán solo consiguió seis puntos y cinco goles a favor