LAS PALMAS | CALA

"Vender que estamos a tiempo de los playoff es una utopía"

Cala

CARLOS DIAZ-RECIO

DIARIO AS

El central reconoce que la situación del equipo "es jodida". "No tenemos que estar ofendidos porque el club esté pensando en la temporada que viene", dijo en Ser Deportivos Las Palmas.

Su ascendente, allí donde jugó, es indiscutible. Lo mismo da que fuera en Getafe, China o Sevilla. Ahora, en Las Palmas, es incluso capitán, nombrado a los pocos días de llegar. Y es que el discurso de Cala, sin dejarse nada, igual que cuando juega, fue este mediodía contundente en SER Deportivos Las Palmas. "Vender que estamos a tiempo de jugar los playoff es una utopía", aseguraba el central sevillano, que asegura: "No es momento de pensar en que estamos a 12 puntos. Yo prefiero pensar solo en el partido contra el Cádiz. Después, en el siguiente".

"No estamos para quejarnos", sostuvo Cala, voz alzada en tiempos de rumores con la temporada de Las Palmas sin apenas aliciente. "Conocemos las reglas del juego", afirma. Toca pensar en el curso que viene. "Cuando negocias en verano, con un proyecto para subir, pides unas condiciones que crees que mereces por tu currículum. Pero ahora toca ser profesional y defender a muerte esta camiseta hasta que el club así lo crea", dijo. Va incluso más allá: "No tenemos que estar ofendidos porque el club piense ya en la temporada que viene. No lo veo muy perjudicial. Los dirigentes tienen que tomar decisiones, saber qué hacer, y nosotros tenemos que jugar al fútbol".

Cala no teme por su continuidad. "Yo estoy tranquilo", confiesa. Y recuerda: "Firmé por tres temporadas porque es mi proyecto. Sabía que era muy difícil ascender al primer año". "Por ahora nadie me ha dicho nada, y creo que tampoco lo sabe ningún jugador", reconocía en la Ser. Habla de "manejar bien los tiempos". "Tampoco le puedes decir en este momento a nadie que no va a seguir. Cuando llegue el 30 de junio se reunirán con cada uno de nosotros y ya nos dirán qué pasará la temporada que viene", insiste.

Con respecto a la desastrosa temporada de la UD, entiende que "han fallado muchas cosas". Recuerda que hubo "mucha presión desde el principio. Despedimos a un entrenador, Manolo Jiménez, yendo quintos". Pese a llegar hace unos meses, conoce el origen de los problemas: "Hay una ruptura entre club y afición que hay que sanar cuanto antes. Hay que tener paciencia con los proyectos. Siete entrenadores en dos años es una barbaridad, pero el club ya sabe dónde se ha podido equivocar. Al aficionado le da igual que juegue Cala o David García; lo que quiere es que su equipo gane".

Asimismo, incide en que "nadie, ni un solo jugador, se salva de este batacazo. Cuando no consigues tu objetivo, todos están en el mismo saco". Insiste Cala: "El fracaso es para todo el mundo. Para el que juega mal, pero también para el que juega bien". Especialmente crítico con los árbitros, también se 'mojó' en la SER. "Es un tontería discutir que hemos sido los más perjudicados porque es una realidad", asegura. "Se ha juntado todo: nosotros no hemos estado al nivel, y a nivel arbitral no hay un gran respeto a esta institución", considera Cala.

El zaguero también mostró su disconformidad con las declaraciones de MÁR en las que el presidente aseguraba que a su equipo le faltaba "hambre". "No me siento aludido. Ni yo los compañeros con los que he hablado de ello", desvelaba Cala. "Creo que el presidente busca más picarte el orgullo que la crítica", consideraba. Y añade: "No creo que gente como Timor, De la Bella o cualquier otro vengan con falta de hambre a Las Palmas. Al revés. Para llegar a Primera tienes que ser muy profesional. Y para quedarte, más. Confiamos en este proyecto".

Amor propio

Para lo que queda de temporada, su discurso no puede ser más crudamente real: "Llevamos un escudo que tiene 20.000 abonados detrás. Consigamos o no el objetivo, tenemos que intentar que la gente de Las Palmas no sienta vergüenza de su equipo". Habla, además, de tener "amor propio". Entiende que "hay que recuperar desde ya una dinámica positiva aunque no entremos en los playoff". Se trata de "ganar terreno": "Si empiezas a ganar partidos y a recuperar esa buena dinámica, tienes terreno ganado de cara al curso que viene. Por amor propio, es lo que debemos hacer".