LIGA PORTUGUESA

Benfica y Oporto se declaran la guerra por los arbitrajes

El club portuense reclamó que Bruno Paixao no arbitre más tras señalar un penalti a favor del Benfica, que respondió: "Denunciaremos siempre las coacciones".

Seferovic celebra un gol con el Benfica.
MIGUEL A. LOPES EFE

Guerra abierta entre Benfica y Oporto. Ambos clubes se han olvidado de formalismos y no tienen reparo en cargar duramente contra el otro. La tensión, lógica con la igualdad total por el primer puesto de la Primeira Liga (ambos suman 69 puntos), se ha desatado tras un comunicado del Oporto en el que manifestó su inconformidad por un penalti señalado a favor del Benfica en el duelo ante el Feirense y reclamó que el colegiado no dirija los partidos decisivos para decidir la liga. "Bruno Paixao (colegiado del encuentro) tiene una carrera arbitral llena de decisiones insostenibles y ahora, con el VAR, sigue con la misma tradición lamentable. Ayer señaló un penalti a favor del Benfica después de un toque tan leve que hizo a Pizzi caer a cámara lenta", manifestó el club.

El Benfica, lejos de mantenerse al margen, ha emitido una durísima nota de prensa, en la que acusa al Oporto de coaccionar a los árbitros y victimizarse. El título ya es esclarecedor: "Falta de vergüenza". El club de Lisboa acusa a su eterno rival de presionar al colectivo: "No bastó con la invasión a los centros de entrenamiento de los árbitros, no bastó con la vergüenza que fue la semifinal de la Copa de la Liga, no bastaron los sucesivos atropellos a la falta de transparencia a todos los niveles. El Oporto cree que aún no llega. (...) Esto es un problema que no se puede borrar: hay imágenes que demuestran que el Oporto es el más beneficiado por errores arbitrales del campeonato".

El equipo portuense, según la versión del Benfica en su comunicado, tiene como objetivo "crear un escenario artificial de victimización". "Pobre argumento. No es un punto, ni tres, ni cinco: ¡son diez! El Benfica no cambiará su comportamiento. Denunciará siempre las mentiras, las amenazas y las coacciones. No permitirá que las mentiras de los otros, mil veces repetidas, se transformen en verdad", narran en su web. La pelea por la Liga Portuguesa, mientras tanto, sigue al rojo vivo: "Hemos llegado al liderato de forma limpia, a través de una victoria clara en el campo de nuestro principal rival".