Competición
  • Champions League
Champions League
Cluj Cluj CFR

-

Slavia P. Slavia P. SLP

-

LASK LASK ASK

-

Brujas Brujas BRU

-

APOEL APOEL APO

-

Ajax Ajax AA

-

CHELSEA 2-WEST HAM 0

Hazard pide sitio

Hazard celebra un gol

REUTERS

El belga se exhibió, ejerció de líder y marcó los dos goles de su equipo. En el primero, exprimió todo su potencial: anotó tras regatear a tres hombres en carrera.

Pocos jugadores en el mundo son capaces de hacer el gol que Eden Hazard le ha marcado al West Ham en Premier League. Imparable, vertiginoso y fluido, el belga cogió el balón prácticamente en el centro del campo, encaró a todo un equipo plantado en defensa y se infiltró, por el centro de la zaga, dejando atrás a hasta cinco rivales antes de batir al portero. El menudo extremo del Chelsea, que marcó otro en el 89, se llevó las manos a las orejas con picardía para escuchar qué opinaban sus aficionados de su última genialidad, pero en las oficinas de Chamartín seguro que también se tomó buena nota de su doblete.

Sus goles le sirvieron a los blues además para imponerse en el derbi de Londres a los hammers y mantenerse en la dura pelea que existe en la liga inglesa por hacerse con una de las dos plazas que dan acceso a la Champions League del año que viene. Todo ha quedado también mucho más abierto después de que el Arsenal cayese este fin de semana contra el Everton, por lo que parece que hasta el final de temporada se mantendrá un baile de posiciones en el que todos intentarán evitar ser sextos.

Por su parte Hazard, que ya fue el mejor contra el Brighton y que lleva seis goles en los últimos cinco encuentros, sigue demostrando jornada tras jornada la dependencia que existe en torno a él en Stamford Bridge. Para el belga, que se encuentra en su plena madurez, la entidad londinense parece haberse quedado pequeña y, tras haber asegurado que tiene decidido su futuro, todo parece conducir a vestir de blanco madridista el año que viene.

A su 'maradoniano' gol el joven de 28 años decidió sumar en el minuto 89 un tanto repleto de astucia en el que, haciéndose invisible para la defensa del equipo entrenado por Mauricio Pellegrini, consigue crear un espacio en el segundo palo para que le envíen el balón y batir a Fabianski por bajo tras controlar con el pecho. Con este resultado, y con un partido más que sus competidores, el Chelsea se coloca tercero a dos, tres y cinco puntos de Tottenham, Arsenal y Manchester United respectivamente.