NÀSTIC 2 - NUMANCIA 0

El Numancia permite al Nàstic vivir para pelear una semana más

Uche y Kanté, al inicio y en el descuento, los goleadores.

Álex Biescas Seguir

Para lograr la permanencia el Nàstic ha de ganar prácticamente todos los partidos que le quedan y ante el Numancia, lo hizo. No avasalló a su rival, que de hecho fue claramente superior en la segunda mitad, pero un gol de Uche en la primera acción del choque le valió para llevarse los tres puntos. Los sorianos, que tuvieron mucha más posesión, tendrán que esperar para apuntalar la permanencia.

La primera parte, o al menos los primeros minutos, fueron una demostración de todo lo que le ha faltado al Nàstic esta temporada. Lo primero la efectividad, pues en la primera acción de peligro marcaron un gol. Fue obra de Uche, que le ganó la partida a la defensa con un gran control antes de fusilar a José Carlos. Lo segundo la intensidad pues, al menos durante los primeros minutos, dominaron al Numancia. Y tercero la suerte. David Rodríguez envió fuera un penalti cometido por Villanueva en un claro error del futbolista. Efectividad, intensidad y un poco de suerte le valieron al Nàstic para irse con ventaja al descanso. Algo casi inédito este curso.

Pero la ventaja grana también se explica por la falta de gol del Numancia. Los visitantes generaron más y mejor que el Nàstic, combinando con criterio y nunca rifando el esférico. Llegaron a posiciones claras de remate, pero fallaron en la ejecución. Al margen del error en el gol del Nàstic, pocos peros más se le pudieron poner a su primer tiempo.

La segunda parte, al Nàstic, se le hizo cuesta arriba. El desgaste físico y el miedo a perder el botín ganado empujaron al equipo hacia atrás, que no pudo inquietar a Juan Carlos en prácticamente ninguna ocasión. Al tiempo Villalba y Diamanká jugaron más cómodos, pero sin que Higinio ni David Rodríguez acertaran con los controles y los remates. El Numancia se volcó al final y, tras dos mano a mano errados por Luis Suárez, Kanté cerró el partido.