JAPÓN 1 - BOLIVIA 0

Bolivia resistió 77 minutos pero Nakajima hizo la diferencia

Bolivia resistió 77 minutos pero Nakajima hizo la diferencia

Un solitario gol de Nakajima, el mejor del partido, fue suficiente para tumbar a una débil Bolivia, que no logró tirar a puerta. Solo se salvó Lampe, con tres grandes paradas.

La selección boliviana cayó por la mínima ante Japón en su segundo partido en tierras asiáticas en este parón de selecciones, continuando su horrible racha de resultados pero sacando algunas cosas positivas del choque en el Noevir Stadium de Kobe.

Si bien es cierto que el combinado nipón llevó la voz cantante de principio a fin, Bolivia supo resistir el dominio japonés hasta el tramo final de partido. Pese a su superioridad con balón, con un alrededor del 70%, Japón apenas llegó en forma de ocasiones claras, topándose con Lampe en el intento más claro en la primera mitad, en un potente disparo de Inui tras gran acción individual.

Al borde del descanso llegó la única ocasión del cuadro verde en el partido, y tampoco fue nada del otro mundo. Ramallo, desparecido sobre el césped al igual que sus compañeros de ataque, peinó con intención un centro tras un córner en corto, yéndose el balón muy cerca de la madera.

Bolivia mostraba fortaleza defensiva, provocada por su colocación en el campo -excesivamente atrasada- junto a una obcecación en salir con el balón jugado. Vargas y Castro siempre trataban de triangular pese a la presión japonesa y ahí llegaron pérdidas constantes que provocaron contraataques nipones.

Lampe salvaba de nuevo a Bolivia tras salir de los vestuarios, achicando nuevamente y dejando sin espacios a Kamada, que se plantó solo aprovechando una fisura entre los centrales.

Cumplida ya la hora de juego, cambió el partido con dos detalles. Lo primero fue la decisión de Villegas de que el equipo diera un paso adelante -con el ingreso de Chumacero-, presionando más arriba y llegando con asiduidad a los alrededores del área. La segunda fue la entrada al campo de Nakajima. El atacante del Al-Duhail qatarí cambio la cara a Japón y fue un peligro por banda izquierda en la media hora que le brindó Moriyasu.

La revolución de Nakajima se hizo notar desde temprano. Driblando y encarando a Jusino, desbordado desde la salida del '8' nipón, hizo el gol del triunfo a los diez minutos de salir tras recibir pegado a la línea de cal, orientarse al medio y sacar un zapatazo raso al que Lampe solo pudo seguir con la vista. El tanto, precisamente, llegó tras un robo de balón con Bolivia en campo rival. En la contra, Nakajima adelantaba a Japón y se quedaba con las ganas de hacer el gol de la noche instantes después, en una vaselina desde la frontal que solo evitó la cruceta.

En otro de sus pases de fantasía, dejó solo a Doan para agrandar aún más la figura de Lampe, salvando su tercer gol de la noche y, de paso, la cara a Bolivia, que podría haber caído goleada sin él. Mucho que mejorar en la selección boliviana, que no gana un partido desde octubre de 2018 -el único logrado del año pasado y ante Birmania-, cuando en menos de tres meses tienen la Copa América. Allí también estará Japón aunque, de momento, no se verán en la fase de grupos.