Las Palmas LP
1
Rafa Mir 7',
Mallorca MLL
2
Ante Budimir 17' Raíllo 30' Pervis Estupiñán 37'
Finalizado

LAS PALMAS 1-MALLORCA 2

El Mallorca le da un azote de realidad a Las Palmas

Los visitantes remontaron el 1-0 inicial de Mir con goles de Budimir y Raíllo. El empate bermellón llegó en fuera de juego. Debut entre pitos de Mel en el Gran Canaria.

0

Apenas un partido duró el ‘efecto Pepe Mel’ para la UD. Tras ganar en Riazor, anoche la dura realidad de un equipo mal hecho y peor gestionado durante tantos meses le volvió a soltar un mamporro directo al mentón del que no se tienen garantías de recuperación. Pasa el Mallorca por ser un auténtico grupo de autor, Vicente Moreno, con un excelente actor como Salva Sevilla al mando de las operaciones, perfecto timonel. No se descompuso tras el golazo de Rafa Mir, y en la segunda parte supo esperar su momento para meterle el último bocado al partido y llevarse los tres puntos del Estadio de Gran Canaria, primer visitante que lo consigue este curso.

Empezó desbocado el partido, y ya en el minuto 3 Leo Suárez dio el primer aviso del Mallorca. Cinco después, una genialidad de Mir, con el tacón, adelantó a Las Palmas tras una cabalgada de De la Bella. Sin embargo, impotente se mostró la zaga amarilla en la internada de Estupiñán, previa pérdida fatal de Fidel ante Lago Junior, que acabó en el pase de la muerte a Budimir en la jugada del 1-1.

No parecía haber la mínima intención de reservarse nada, y Rafa Mir pudo marcar su segundo gol de la noche y adelantar a la UD, lo mismo que Salva Sevilla de no mediar una excelente intervención de un atento Raúl.

Sin orden. Comenzó Las Palmas achuchando el rival tras el descanso, pero con poco orden y menos concierto. En absoluto se ponían nerviosos los muchachos de Vicente Moreno, y de nuevo Budimir rozaba el 1-2.

El partido parecía atascado hasta que una falta botada por Sevilla encontró la cabeza de Raillo, que sin ninguna oposición superó a Raúl en el 1-2. Se ahogó con su propio llanto Las Palmas, incapaz de generar el peligro suficiente para optar al empate. La esperanza con la llegada de Mel apenas duró 90 minutos. Anoche la realidad le castigó duramente.