NÁPOLES 4-UDINESE 2

El Nápoles doblega al Udinese entre el miedo por Ospina

El Nápoles doblega al Udinese entre el miedo por Ospina

CESARE ABBATE

EFE

Callejón firmó un gol y una asistencia en el triunfo sureño. El portero colombiano asustó al San Paolo por un golpe en la cabeza y fue hospitalizado.

El Nápoles batió 4-2 al Udinese, recortando distancias con una Juventus ya inalcanzable (a 15 puntos) y, sobre todo, consolidando su segundo puesto, algo fundamental para gestionar sus energías con vistas al histórico enfrentamiento ante el Arsenal.

El partido se recordará por el choque entre Ospina y Pussetto, cuya rapidez hizo sufrir bastante a la zaga sureña: el colombiano, a pesar de un fuerte golpe en la cabeza sufrido en el minuto 5, decidió seguir en el campo con un vendaje. Los azzurri, en la primera mitad, no lograban dominar el enfrentamiento, pero se adelantaron con una rosca de Younes, que celebró su primer tanto en Italia, y el 2-0 de Callejón, que empujó entre palos un centro de Mertens y continúa su gran momento.

El equipo de Nicola, no obstante, supo remontar antes del descanso con un derechazo cruzado de Lasagna y una preciosa jugada colectiva que Fofana terminó disparando en la red. Ahí llegó el susto: Ospina, que seguía en condiciones precarias, en el 40’ se desmayó y fue inmediatamente hospitalizado. El cafetero está consciente, sus condiciones no preocupan pero sufrió un pequeño corte (con cuatro puntos de sutura) y, sobre todo, un traumatismo craneal. Estará bajo observación en el hospital San Paolo durante las próximas 24 horas.

En la segunda parte, los partenopei, más compactos y organizados, hicieron valer su técnica: Milik cabeceó en la red un córner de Callejón y Mertens sentenció con otra rosca, que rompió una sequía de casi tres meses. 

El Udinese no tuvo más fuerzas para volver a remontar (aunque Pussetto chutó fuera un buen balón para el 4-3) y el VAR le sacó a Zielinski el tanto de la manita por un fuera de juego: un triunfo importante para los de Ancelotti, con una inevitable dedicatoria para Davíd Ospina.