Competición
  • Champions League

FA CUP | SWANSEA 2-MANCHESTER CITY 3

Un penalti dudoso y un gol en fuera de juego clasifican al City

Un penalti dudoso y un gol en fuera de juego clasifican al City

Manchester City

El árbitro señaló un penalti dudoso sobre Sterling, que le sirvió al City para empatar a dos. Luego, Agüero, en fuera de juego, metió a los de Guardiola en semifinales de la FA Cup.

Lo que el Swansea se ganó en el campo se lo arrebataron los árbitros. Escándalo arbitral en Inglaterra tras un partido que servirá para cargar de razones a los que claman por el VAR en la liga más antigua del mundo, con un penalti cuanto menos tibio, por no decir inexistente, y un gol en claro fuera de juego que sirvió para que el Manchester City remontase un encuentro que tenía perdido. Los de Guardiola pasan a semis de la FA Cup con polémica en un encuentro en el que fueron de menos a más, crecidos con cada error arbitral que les dio alas para remontar el 2-0 adverso.

Los citizens no pueden tener queja del resultado teniendo en cuenta además que fueron los swans quienes más ganas pusieron para llevarse el partido. Lo que para el Manchester City, vivo en cuartos de la Champions League y liderando la Premier League, es poco más que un chupito, a pesar de que la FA Cup es muy importante en Inglaterra, para el Swansea el trofeo es la forma es la forma de salvar una temporada nefasta.

Recién descendidos a la segunda división inglesa, los galeses son decimoquintos en la tabla de la Championship, pero hoy no mostraron precisamente un nivel que justifique que estén allí. Al equipo de Guardiola se le encasquilló la maquinaría, los de Graham Potter se vinieron arriba, y a los 20 minutos Grimes convertía un penalti por una entrada fuera de lugar de Delph.

Tan solo 8 minutos después era Celina el que anotaba un precioso gol con rosquita ante el que Ederson no pudo hacer nada tras una jugada colectiva maravillosa que dejó a Pep con la boca tan seca que a punto estuvo de beberse una botella de agua de un solo trago.

El partido se estaba convirtiendo en un auténtico dolor de muelas para unos citizens que ya fueron eliminados el año anterior por el Wigan Athletic, de la tercera división inglesa, pero que se vieron dentro del partido con el tanto con el exterior y con efecto de Bernardo Silva en el minuto 68.

A partir de ahí la suerte dejó de acompañar a los locales. La suerte y el árbitro, que señaló un penalti muy dudoso sobre Sterling, sirvieron para empatar el partido. Por si fuera poco el potente disparo de Agüero, que se estrelló en el palo y salía despedido de nuevo hacia el campo, impactó en el trasero del portero y se dirigió a las redes.

No acabó ahí el atropello al que se vieron sometidos los galeses, sino que poco antes de que acabara el partido, tan solo tres minutos antes del pitido final, el argentino remataba en claro fuera de juego a gol el tanto definitivo que culminaba la remontada. La posición antirreglamentaria del delantero citizen es tan obvia que resulta difícil justificar qué es lo que vio el linier.