Competición
  • Clasificación Eurocopa

ESPANYOL

Víctor Sánchez, el único damnificado del modelo

Víctor Sánchez.

GORKA LEIZA

De intocable seis cursos a ser el decimocuarto más utilizado: en las primeras 12 jornadas participó en diez encuentros, pero luego empezó a contar menos.

La llegada de Joan Francesc Ferrer, Rubi, sirvió para rescatar a varios jugadores que habían estado desnortados la temporada anterior, sin influencia en el equipo y sin minutos. Pero también hay un damnificado, que ha visto reducido su protagonismo ostensiblemente. Víctor Sánchez, con 16 partidos jugados en LaLiga y solamente siete de titular, es el decimocuarto jugador de campo que más ha participado, lejos de los números de las anteriores seis temporadas, cuando era uno de los fijos en las alineaciones y acumulaban una media superior a los 2.200 minutos por curso (ahora suma 708).

La presencia del mediocentro de Rubí ha ido en descenso. En las primeras 12 jornadas de campeonato, el mejor momento del Espanyol, Víctor jugó diez partidos (386 minutos), convirtiéndose en un recurso en algunas jornadas y en el jugador número 12 en otras. De hecho, solo en las jornadas 3 y 8 no participó. La primera vuelta la acabó también siendo protagonista, titular ante el Barcelona (0-4), Betis (1-3) y disfrutando de minutos ante el Leganés (1-0). Pero en esta segunda vuelta solo acumula 129 minutos y únicamente fue titular en Eibar. Como ocurre con jugadores como Naldo Gomes, el mediocentro catalán solo actúa en partidos de un contexto muy marcado.

En su condición de capitán, y con 207 partidos con la blanquiazul, Víctor Sánchez no ha alzado la voz por su situación y asume con profesionalidad que el técnico prefiera otro perfil de jugadores. Su mengua de minutos ha ido a la par con el crecimiento de Óscar Melendo, quien ya acumula 21 partidos, 12 de titular y 1.143 minutos.

Víctor Sánchez, a sus 31 años y con contrato hasta 2021, deberá afrontar el próximo verano un escenario incierto si Rubi sigue siendo el técnico perico. El centrocampista podría cambiar de aires si quiere disponer de más minutos o mantenerse en el rol que ocupa esta campaña. Mientras tanto, el futbolista espera seguir aportando rendimiento al equipo los minutos de los que disponga.