Competición
  • Europa League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina

VILLARREAL - ZENIT

El Villarreal tiene la renta y el Zenit, la fe y la dinamita

Calleja rotará, sin pasarse, pese al 1-3 con vistas al Rayo (21:00, Mov. LC). El Zenit pondrá toda su artillería sobre el césped.

Atendiendo al resultado de San Petersburgo, 1-3, el Villarreal debería rotar esta noche de cara a la final del domingo contra el Rayo, airearse y disfrutar después de tanto sufrimiento (sigue el partido en directo en As.com). Echando un ojo a su adversario, el líder de la liga rusa, y a sus propios números en casa en Europa (cinco victorias en los últimos 13 encuentros) convendría que no se confiara. Y analizando lo que viene siendo esta amarga temporada, el equipo de Calleja debería estar con las orejas tiesas: este Submarino ha cogido la costumbre de decepcionar en los días menos esperados y, además, el Zenit ya fue capaz de remontarle al Fenerbahçe contra pronóstico y de hacer algún resultado en Copa (0-4) que ahora le daría el pase a los cuartos de final.

El Villarreal tiene una oportunidad perfecta para consolidar su estado de optimismo. En una sola semana ha pasado de hacer planes en Segunda y mirar a Europa como si fuera un problema a salir del pozo en Liga y empezar a situar con más precisión dónde está Baku, escenario de la final. Por ello, Calleja hará los cambios justos, con el motivador recordatorio a los suplentes de que quien brilla los jueves es fijo los domingos. Esta competición era hace nada el cortijo de los suplentes y ahora es un escaparate.

El Zenit tampoco afronta el partido como uno más. Semak viajó con toda su tropa y pondrá a tres delanteros y a su artillería más pesada con Dzyuba a la cabeza. En su país ha dejado atrás al Krasnodar, segundo, y eso le permite desgastarse en busca de una proeza. En sus dos últimas visitas a España ganó y en la más reciente sacó un 1-3 en Anoeta que hoy forzaría la prórroga. Será difícil repetir. Bacca no está para bromas.