REAL MADRID

Cuatro meses para encontrar entrenador: Mourinho, Löw, Allegri, Klopp...

La semana fatídica del Madrid, quedando fuera de Copa y Champions y a 12 puntos en Liga, le costará el puesto a Solari. Toca buscar un entrenador para el nuevo proyecto.

La temporada del Real Madrid ha terminado. Quedan 12 jornadas de Liga en las cuales el equipo blanco debe hacer lo mínimo imprescindible que se le exige al Madrid: acabar entre los cuatro primeros clasificados de LaLiga para asegurar su presencia en la próxima Champions League. Pero serán 12 partidos sin alma, en los que los jugadores madridistas sabrán que estarán compitiendo por un objetivo que es poco más que una bagatela para aquellos que vienen de ganar cuatro de las últimas cinco Champions League. Y lo harán, además, a las órdenes de un entrenador con el futuro marcado. Solari firmó hasta 2021, pero su paso en el Madrid no superará este curso y el club ya trabaja en encontrar un capitán al que encomendarle el nuevo proyecto. Incluso es posible que sea cesado de forma fulminante tras perder Liga, Copa y Champions en una semana lo que adelantaría el relevo. Estos son los candidatos que se manejan, ya sea por la preferencia del club o porque su contratación estaría a tiro.

Mourinho

La opción que ha tomado fuerza en las últimas horas es Mourinho. El portugués estaría por la labor siempre y cuando resuelva los problemas con parte de la directiva y la plantilla. "No tendría problema de regresar al Madrid, Oporto, Chelsea, Inter... a cualquier equipo en el que he entrenado. Tengo un recuerdo fantástico en la globalidad. Trabajar en el Real Madrid en una experiencia única y diferente al resto de equipos en los que he estado". El guion de los acontecimientos le viene de perlas: el Madrid está fuera de todos los torneos en marzo y tiene cuatro meses por delante para darle vueltas a las situaciones. Su llegada, de producirse, conllevaría la salida de algunos pesos pesados.

Löw

Estuvo en el Santiago Bernabéu el pasado sábado, viendo en directo el Real Madrid-Barcelona (0-1) de Liga, así que Florentino Pérez habrá podido preguntarle personalmente por su situación actual y en el corto plazo. El presidente blanco siempre mostró su predisposición a firmar al seleccionador alemán, pero las circunstancias nunca han sido las adecuadas: en 2009, el pasado verano y tras el cese de Lopetegui, en esas tres ocasiones el Madrid preguntó por su situación, y las tres veces se encontró el compromiso de Löw con la selección alemana como impedimento. La situación no ha cambiado demasiado, pero algo sí: Alemania está en pleno cambio de ciclo tras ganar el Mundial de Brasil y podría plantearse un relevo en el banquillo. Podría ser el momento de Löw en el Real Madrid.

Allegri

Otro por el que el Madrid ya preguntó el pasado verano, cuando se marchó Zidane. El propio Allegri lo reconoció: "Más que no al Madrid, le dije que sí a la Juve. He hablado con Florentino, pero lo rechacé. Era justo que me quedase porque era una decisión ya tomada, respetando lo que le dije a la directiva bianconera sin considerar nada más. Le agradezco al presidente Pérez esa oportunidad”. La situación para el italiano en la Juventus es complicada, tras el 2-0 de la ida de octavos de Champions contra el Atleti; si no remonta, su contratación será mucho más sencilla. Él está por la labor y sus agentes han dejado varias veces la puerta abierta en Italia.

Pochettino

Fue la primera opción del Madrid cuando Zidane dimitió hace menos de un año, pero Florentino se encontró con un problema de los gordos: Daniel Levy. El presidente del Tottenham es un hueso duro de roer en las negociaciones, ya lo comprobó el Madrid en los traspasos de Bale y Modric. El técnico argentino estaba recién renovado por el equipo de Londres y, pese a su predisposición, prefirió no presionar. La situación ahora es algo más relajada: con cuatro meses por delante, Pochettino tiene margen para intentar convencer a Levy de una salida pactada, si es que el Madrid le sigue colocando como primera opción...

Klopp

Es más un viejo deseo de Florentino que una realidad. Al presidente del Madrid se le quedó grabado el baño que el Borussia Dortmund de Klopp le dio al Madrid en la ida de semifinales de 2013, en Alemania: 4-1, con cuatro goles de Lewandowski, y en medio de un ambientazo en el Signal Iduna Park. Aquel Borussia ya había sometido al Madrid en la fase de grupos y alcanzó la final de Champions con un juego presionante y letal, en un equipo lleno de futbolistas de mucho nivel: Subotic, Hummels, Gundogan, Götze, Reus, Lewandowski... Klopp gusta y mucho entre la afición del Madrid, más ahora que también ha obrado un pequeño milagro en el Liverpool, al que hizo subcampeón de Europa, pero las dificultades son varias: Klopp no se maneja bien en español y además es un técnico con demasiado carácter para un club como el Madrid, que vive entre demasiadas presiones, internas y externas. Como en su día ya pasó con Mourinho, es un entrenador que necesita plenos poderes para hacer andar su proyecto.