Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Hoy en As

REAL MADRID 1-AJAX 4

Lo que no se vio del drama del Madrid: la alegría de Huntelaar, un Solari sin respuestas...

La eliminación blanca en octavos de Champions dejó varias imágenes para el recuerdo, desde la alegría de un ex hasta una feliz casualidad marroquí.

La debacle del Madrid, eliminado en octavos de Champions, llegó con postales de lo más curiosas. Algunas son estas.

Un banderín histórico

"REAL MADRID CF. CHAMPIONS LEAGUE. ESTADIO SANTIAGO BERNABÉU. 05-03-2019". Los datos de una cita histórica, por inesperada e importante, en el único regalo del Ajax al Madrid este miércoles.

Benzema, con el banderín conmemorativo del partido.

Una mirada de "lo que te espera"

Se la dedicó Ten Hag a Solari antes del partido. La del argentino no se ve, pero en la cara del holandés se puede intuir lo que esperaba de la noche.

Ten Hag, saludando a Solari antes del partido.

Ziyech, embajador marroquí

Los planetas se alinearon en el minuto 6: marcó Ziyech, neerlandés-marroquí, y lo celebró señalando al cielo a la altura de un aficionado que, casualmente en ese sector de la grada, alzaba una bandera de su país.

Ziyech, celebrando el 0-1 en el Bernabéu.

Solari, buscando respuestas

Otro partido en el que Solari no daba con la tecla. Pasaban los minutos y su equipo se desmoronaba. Quizá buscase en la grada la respuesta que no encontró.

Solari, mirando a la grada del Bernabéu.

Asensio no se lo creía

Su pose con el descalabro lo decía todo: los brazos en jarra, la boca torcida, la mirada perdida... Los gestos de Asensio son los de quien había salido y marcado... para nada.

Asensio, camino de los vestuarios.

Huntelaar olvidó el pasado

Huntelaar disfrutó de ser más feliz que nunca cuando su ex estaba más triste que nunca. No tuvo minutos, pero la fiesta en la que fue su casa ya no hay quien se la quite.

Huntelaar, de fiesta en la que fue su casa.

Reguilón, otra vez Reguilón...

Pese a su juventud y poca experiencia, Reguilón sigue haciéndose un nombre en el Madrid, no sólo como jugador, sino como icono para la afición: sus lágrimas tras una derrota, sus pugnas con Messi y Suárez, su aguante mientras el Ajax celebraba...

Reguilón aguantó la celebración del Ajax.