Competición
  • Premier League
  • Serie A

CAGLIARI 2-INTER 1

El Inter cae en Cagliari y su tercer puesto peligra

El Inter cae en Cagliari y su tercer puesto peligra

FABIO MURRU

EFE

Durísima derrota para los de Spalletti ante los sardos, que triunfaron gracias a los goles de Ceppitelli y Pavoletti. Lautaro marcó el 1-1 y golpeó un poste.

El momento negro del Inter, tras el polémico empate de Florencia, continúa: los de Spalletti cayeron en el estadio del Cagliari y ahora el Milán puede sacarles el tercer puesto (batiendo mañana al Sassuolo) y el Roma, triunfando en el derbi, llegaría a tener sus mismos puntos. Obviamente no jugó Icardi, fuera de la convocatoria y cada vez más del proyecto interista, aunque el consejero delegado Marotta afirmó que “no hay una ruptura definitiva”.

El conjunto de Maran disputó un gran arranque de partido (que se interrumpió en el minuto 13, recordando a Davide Astori a un año de su fallecimiento), presionando muy fuerte y dándole bastante trabajo a Samir Handanovic. El gol, merecido, llegó en el 31’ con un lanzamiento de falta de Cigarini que Ceppitelli cabeceó en la red. Los sardos estuvieron a un paso del 2-0 con otro testarazo, de Joao Pedro, que neutralizó el meta esloveno.

Inesperadamente, en su peor momento el Inter puso las tablas: Nainggolan, autor de una gran actuación ante su exequipo, centró para Lautaro, que con un cabezazo firmó su octava diana de este curso. Quedaban siete minutos para el descanso, pero fueron suficientes para que llegara otro gol: Srna, incansable a pesar de sus casi 37 años, cedió el balón a Pavoletti, que marcó el 2-1 con una bonita volea.

En la segunda parte los locales perdieron intensidad con el paso del tiempo y los nerazzurri ganaron campo: Politano, Nainggolan, Perisic y Lautaro (al que un gran Cragno le desvió un remate en el poste), se partieron el alma para volver a empatar, pero sin éxito. En el descuento, además, el Cagliari pudo sentenciar con un penalti pitado por una clara falta de Skriniar a Despotov en un contragolpe. Barella lo chutó alto, pero su error no fue decisivo: en el arreón final el Inter siguió sin tener suerte y cayó derrotado, complicando muchísimo su defensa de la zona Champions. El caso Icardi está pasando factura.