MÁLAGA

Erik Morán: “Muñiz es tranquilo, pero si tiene que echar una bronca te la echa”

Erik Morán: “Muñiz es tranquilo, pero si tiene que echar una bronca te la echa”

Mariano Pozo

Diario AS

Erik Morán (Portugalete -Vizcaya- 25-5-1991) es un futbolista que se caracteriza por su exquisito manejo de balón. Partidario de la posesión y de hacer jugar a sus compañeros. Cedido desde el AEK de Atenas hasta final de temporada, piensa que seguir en Málaga sería lo mejor.

¿Qué tal por Grecia en el AEK?

Una buena experiencia. Gané la Liga y jugué Champions. Al final no jugué tanto. Y con Manolo Jiménez como entrenador.

¿Cómo le va?

Está bien ahí. Ha ganado una Liga y los aficionados le quieren. Ahora ha vuelto. Atenas es una buena ciudad para vivir. No ganaba la Liga hace 24 años y eso la gente se lo valora.

¿Le costó trabajo irse a Grecia?

No. Al principio da un poco de miedo, el idioma… Es todo diferente, pero tenía claro que era lo mejor para mí porque me quedaba medio año en el Leganés y se me dio esta opción porque jugaba para ganar la Liga y estar en Europa. Las dos cosas se dieron.

¿Manolo Jiménez habla griego?

No. Habla castellano y tiene un traductor. Pero hay mucha gente que lo habla y a los griegos les gusta mucho hablar este idioma. 

¿Cuánto le queda en el AEK?

Dos años, hasta 2021.

¿Y le gustaría quedarse en el Málaga?

Estoy bien. He querido venir aquí. Mi intención es quedarme en el Málaga cuanto más tiempo pueda porque es lo mejor para mí.

Vamos a sus inicios. Canterano del Athletic.

Si soy jugador profesional se lo debo al Athletic. Llegué con 12 años. Lo fue todo. Un orgullo haber pertenecido a esa cantera. He coincidido con Aketxe o Eguaras en el Bilbao Athletic. Teníamos muy buen equipo.

¿Qué le parece que el Athletic haya fichado a Kodro e Ibai?

El Athletic tiene un mercado muy reducido y hay que fichar lo mejor. A Kodro le conozco de haber jugado contra él cuando estaba en Osasuna y la Real. Ibai estaba en un momento de forma espectacular. El Athletic hace bien fichándolos.

¿Ficharía a Fernando Llorente?

Cuando debutaba en el primer equipo era su último año. Me trató espectacular. Juega en el Tottenham. El Athletic, en su mercado reducido, si tiene la posibilidad yo lo ficharía.

¿Se considera un jugador técnico?

Si.  Pero si hay que dar se da (risas). Me gusta tener el balón y hacer jugar al equipo. Es donde me siento más cómodo

¿Su concepto del fútbol?

Para mí lo mejor es tener el balón. Me gusta siempre intentar jugar hacia delante y buscar siempre a los delanteros para que creen las ocasiones. En Segunda División es muy difícil tener el balón. Todos los equipos te hacen ocasiones. También sé cuándo tengo que defender, arrimar y echarle casta.

Del Athletic, al Leganés.

Jugaba muy poco. Solo cuatro partido en medio año y me fui en enero. Era lo mejor para mí y así lo vio Valverde que era el entrenador.

¿Qué tal es Valverde?

Es una persona muy normal. No hace cosas raras y eso es lo que parece raro, ser una persona normal cuando estás metido en el fútbol. Me dio la oportunidad de tener ficha en primer equipo. Para mí fue un entrenador muy bueno.

¿Cómo le fue en el Leganés?

Jugué mucho. Me fue bien. Asier Garitano me dio mucha confianza en poco tiempo. Me vino muy bien ese medio año porque era la primera vez que salía de mi casa. Conocía a mucha gente que había coincidido conmigo en Bilbao. Javier Eraso, Alain Eizmendi, Jon Ander Serantes, Mikel Santamaría…

Y de Leganés a Zaragoza.

Es un club muy grande con muchísima afición. No está teniendo suerte. Conocí a gente en Zaragoza que los tendré para toda la vida. Mi hija nació allí. Es maña. En cuando tengo vacaciones voy allí. Ese año y medio que estuve viví muy bien.

¿Qué Málaga se ha encontrado?

Un grupo muy bueno en el vestuario. Gente que se deja conocer. Me cuesta al principio pero me han acogido muy bien. Conocía a Koné de haber coincidido en el Leganés y a Pacheco por haber jugado con él en las categorías inferiores de la Selección española. Ya hemos hecho algunas comidas de equipo

¿Qué tal es Muñiz?

Es normal que sea exigente y eso es bueno que sea así para sacar lo máximo de nosotros. Pero también es una persona normal. Habla tranquilo y cuando tiene que echarte una bronca te la echa. Siempre que hay que hacer una broma, se hace.

Adrián está en estado de gracia.

Desde que he llegado, y menos contra el Deportivo, tres goles en cuatro partidos. Uno nos dio la victoria (en Majadahonda) otro se lo anularon (Las Palmas) y el día del Almería. Es un jugador que estando cerca del área puede marcar porque tiene gol. Es un referente en el equipo.

¿Qué le pareció el recibimiento de la afición antes del partido contra el Deportivo?

Espectacular. Se ve que la afición está con nosotros y que nosotros debemos darle todo lo que tengamos por ellos y por el club. Fue muy bonito que tanta gente estuviera esperando

El Málaga lleva tres partidos seguidos empatando en La Rosaleda, pero no ha perdido en sus seis últimas salidas.

Es importante ganar, pero también lo es no perder los partidos. Queremos ganar en todos los partidos. Y desde que llegué, el Almería nos empató en el 90’, el día de Las Palmas metimos dos goles que fueron anulados y en otro día en La Rosaleda contra el Deportivo tuvimos ocasiones. Ha sido el partido más igualado.

¿Quién es su jugador preferido?

Julen Guerrero que es de Portugalete. Te tira. Fran Yeste me ha gustado muchísimo. He tenido oportunidad de entrenarme con él cuando era joven. Era un espectáculo. Y en mi posición siempre me ha gustado Xavi Alonso, Busquets. Son en los que más me fijo.

¿Y de los jóvenes del Málaga?

Keidi Bare, Iván Rodríguez, Harper, Mula…


Aquel 6-2 de Llagostera con el Zaragoza aún escuece

En Segunda jugó con Leganés y Zaragoza. “El Leganés se suponía que era un equipo más pequeño porque ese año había ascendido desde Segunda B. Me tocó ir al campo del Betis. Y les ganamos. También me tocó ir a Llagostera, que ya estaba descendido con el Zaragoza, valiéndonos el empate para jugar la eliminatoria de ascenso a Primera y nos metieron seis (el resultado fue 6-2). El último partido. Futbolísticamente es uno de los peores recuerdos de mi vida futbolística”. (Ese día Querol marcó cuatro goles).