Competición
  • Premier League
  • Euroliga
Premier League
Euroliga
CSKA CSK

-

Zalgiris ZAL

-

Maccabi TEL

-

B. Munich MUN

-

Milan MIL

-

Estrella Roja RED

-

INGLATERRA

La jugada de Pedro en la Premier que acabó desquiciando a Rose

La jugada de Pedro en la Premier que acabó desquiciando a Rose

Pedro brilló al marcar el primer gol del Chelsea en la victoria ante el Tottenham. Luchó hasta el final y desquició a Rose, que intentó evitar que recibiera el saque de banda de Azpilicueta.

Pedro Rodríguez Ledesma, más conocido como Pedro, fue el protagonista del partido de la jornada 28 de la Premier que enfrentaba al Chelsea en su campo ante el Tottenham. La noche fue redonda para el canario. Pedro marcó en el minuto 57 el primer gol de la victoria de su equipo (2-0), tras el pase de Azpilicueta, y acabó desquiciando al lateral zurdo del Tottenham, Danny Rose, en un saque de banda. 

Todo sucedió en el tramo final del partido. Rose salió al terreno de juego en el minuto 85 para sustituir a Sissoko. Los nervios estaban a flor de piel entre los jugadores del Tottenham. La mala suerte acababa de cebarse con ellos. Un minuto antes había subido al marcador el 2-0, tras el gol en propia puerta de Kieran Trippier. 

Azpilicueta se disponía a ejecutar un saque de banda en el tramo final del partido y Pedro se propuso a toda costa evitar que se interpusiera en su camino Rose. El delantero español no se rindió a la hora de quitarse literalmente de encima a Rose, cuya desesperación iba subiendo a medida que Pedro, que se tomó a broma la insistencia del inglés, totalmente desquiciado y cuyos codazos iban subiendo en intensidad, se resistía. Tras unos tensos segundos, Azpilicueta sacó de banda y el balón acabó superando por alto a ambos. 

Sin Kepa, en el banquillo

Fue la nota de humor que acabó poniendo Pedro en su gran noche, en un partido en la que los españoles fueron parte activa del triunfo, con el pase de gol de Azpilicueta. Sin embargo, el gran ausente fue Kepa, que se quedó en el banquillo, tras su último acto de rebeldía ante Sarri, su entrenador, al negarse a ser sustituido en la final de la Copa de la Liga en la prórroga ante el Manchester City.