Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

INGLATERRA

La afición del Chelsea estalla por su eliminación: "P... Sarriball"

El entrenador italiano del Chelsea, Maurizio Sarri, durante un partido.

John Sibley

Action Images via Reuters

Mientras le cantaban a Sarri: "No sabes lo que estás haciendo", la del Manchester United se sumaba: "Traed de vuelta a Mourinho, te van a despedir por la mañana".

El Chelsea continúa en caída libre. Anoche quedó eliminado de la FA Cup en casa ante el Manchester United, que ganó 0-2 con goles de Ander Herrera y Paul Pogba. Cualquiera podría caer eliminado, pero los aficionados de Stamford Bridge, al igual que ocurría hasta hace unas semanas en Old Trafford con José Mourinho, están cansados de su entrenador.

Al juego de Maurizio Sarri lo bautizaron como 'Sarriball'. Y ayer se podía escuchar claramente como los seguidores del Chelsea se quejaban cantando a coro "F... Sarriball (P... Sarriball)". La cosa no acabó ahí. Y es que cuando decidió sustituir en el minuto 71 a Mateo Kovacic por Ross Barkley, dejando en el banquillo a Callum Hudson-Odoi con 0-2 en el marcador, la afición volvió a estallar: "You don't know what you're doing (No sabes lo que estás haciendo)".

Por si fuera poco, la grada del United, liberada desde la llegada al banquillo de Ole Gunnar Solskjaer, echaba más leña al fuego. Suyos fueron los cánticos "You're getting sacked in the morning (Te van a echar por la mañana)" o "Bring back Mourinho (Traed de vuelta a Mourinho)", en el que pedían una tercera etapa del técnico portugués en Londres, al que han despedido recientemente.

Mientras tanto, jugadores como Pedro Rodríguez reconocen que se está viviendo una "situación difícil" con la afición, aunque Sarri, el más señalado por la mala racha del equipo, no le presta demasiada atención: "Estoy preocupado por los resultados, no por la afición. ¿Si lo escuché? No muy bien la verdad, aunque a veces, sí".

Las próximas citas serán clave para el Chelsea. Primero recibirá al Malmö en los dieciseisavos de la Europa League y después disputará la final de la EFL Cup ante el Manchester City de Pep Guardiola. Dos pruebas de fuego para el entrenador italiano, cuyo trabajo pende de un hilo.