REAL MADRID

Las claves del Nuevo Bernabéu

El Real Madrid presentó este martes la reforma del estadio Bernabéu. A continuación, las claves del proyecto: fachada, el techo se cierra en 15 minutos...

El Real Madrid presentó este martes, en el Palco VIP del Santiago Bernabéu, la reforma del estadio, que se extenderá durante los próximos tres años y medio (como mínimo) y que obligará al club a endeudarse por valor de 575 millones de euros, con un crédito que pretende devolver en 30-35 años. A continuación, les mostramos cuáles son las claves del nuevo estadio.

Transformación total.

Cuando Florentino encargó el concurso dejó bien claras las bases: una transformación total del mismo era un requisito fundamental. Se pedía convertir el estadio en un icono arquitectónico, pero que el resultado no recordara en nada al Bernabéu actual. Se pretende que sea una figura reconocible a nivel mundial como lo es el Big Ben o la Ópera de Sidney.

Sólo cambiará por fuera.

La grada actual permanecerá exactamente igual que ahora aunque ganará algo de altura por uno de los laterales. El cambio será sustancial por fuera, pero por dentro el Bernabéu será igual aunque con algún cambio lógico (no de estructura) como el videomarcador que se quiere poner por todo el perímetro superior.

Una fachada especial.

El estudio que diseñó el Nuevo Bernabéu quería huir de un edificio de cuatro fachadas tradicionales. Esa fue la motivación inicial. Querían huir de la simetría. Por eso la fachada es totalmente asimétrica. Va cambiando según el lateral desde el que se mire. Los líneas curvas y suaves van cambiando la cara de la fachada según la perspectiva desde la que se mire. Hay tres líneas de cornisas sugeridas que van modelando el edificio a medida que uno se mueve..

Un paseo perimetral.

La línea superior define un paseo que habrá por todo el perímetro del estadio que está abierto. Es una especie de terraza. El aficionado podrá dar la vuelta a todo el estadio por este paseo viendo las vistas de Madrid.

Una entrada simbólica.

Tiene el Bernabéu actual 57 puertas pero ninguna entrada principal. Este será uno de los cambios fundamentales del nuevo estadio. Se quería que la entrada fuera reconocible. Por eso habrá un gran lobby en la fachada de la Castellana. Por ahí habrá un gran control de tornos y luego la gente se distribuirá hacia su zona ya en el interior del estadio.

Piel de acero inoxidable.

La envoltura del estadio será de planchas de acero inoxidable, una piel metálica abierta en su totalidad para mantener las condiciones del estadio. Es de acero inoxidable tratado para evitar la reflectabilidad y para que tenga el aspecto del acero inoxidable “de las cacerolas”. Tendrá, en definitiva, aspecto de titanio.

Los anillos decisivos.

Los anillos superiores son fundamentales para poder realizar la obra mientras el estadio se está utilizando. De otra manera será imposible. Las obras se deberán realizar de verano en verano. Podrían eternizarse. Hay un primer anillo de compresión alrededor del estadio. Eso permite una cuestión clave, levantar otro anillo de tracción interior con una serie de cables. Así se libera el campo para que se siga jugando mientras se sigue trabajando en la cubierta.

Techo que se cierra en 15 minutos.

Según los diseñadores del estadio, el techo puede abrirse en 15 minutos y cerrarse en el mismo tiempo. La cubierta es de una especie de plástico de una firmeza extremada. Se han tenido muy en cuenta la evacuación del agua en l techo para evitar que caiga por el peso de la misma los días de lluvia. Habrá un gran marcador de led de 360 grados que presidirá el estadio y que se instalará en ese gran anillo. El techo retráctil tendrá 76 metros de luz, que es récord mundial.