RAYO-ATLÉTICO DE MADRID

Diego Costa regresa a Vallecas: allí explotó La Pantera en 2012

Diego Costa celebra un gol al Levante con el Rayo Vallecano.

DAVID GONZALEZ

DIARIO AS

En la 2011-12, tras superar una grave lesión de rodilla, el Atlético se lo cedió al Rayo de Sandoval. En 16 partidos con la Franja, marcó diez goles y dio cinco asistencias.

Diego Costa afila las garras pensando en la Juventus, su objetivo desde que pasó por el quirófano el 5 de diciembre, pero antes tiene un partido especial. El Atlético visita al Rayo Vallecano, uno de los equipos de la carrera de Costa. A Vallecas se fue en enero de 2012, con 23 años, para rendir inmediatamente después de una lesión, igual que ahora. Entonces lo consiguió y se ganó el cariño de la hinchada vallecana. Ahora regresa, como rival y recuperado de una operación.

Fue poco menos que una carambola lo que llevó a Costa a Vallecas en aquel mercado de invierno. Diego estuvo a punto de irse el verano anterior al Besiktas, pues por tema de fichas para extracomunitarios no tenía sitio en el Atlético, donde la temporada pasada había empezado a brillar como rojiblanco, pese a ser suplente de Agüero y Forlán. Lo tenía hecho con los turcos, pero el giro de guion de aquel mes de julio llegó en un entrenamiento. Costa intentó un remate y la rodilla se le quedó clavada: rotura de ligamento. Seis meses de baja. El traspaso al Besiktas, prácticamente cerrado, se esfumó. "Cada uno tiene escrito su propio destino. Debía haber pasado por una razón. Es como si Dios me estuviese diciendo que no quería que me fuera a Turquía", recuerda en el libro Diego Costa, el arte de la guerra, de Fran Guillén. El delantero cambió la liga turca por una recuperación de medio año... y lo que vendría después.

Diego se esforzó para regresar lo antes y lo mejor posible, aunque no había sido inscrito por el Atlético. Y llegó el mercado de invierno y el problema era el mismo que seis meses atrás: no tenía sitio en el equipo rojiblanco. Así pues, se le buscó una cesión. Sandoval, entrenador del Rayo, llamó a Costa: "Te necesito". Y la respuesta del delantero fue positiva. Se puso la Franja. "Me gusta el campo, la gente, la plantilla tan buena y el estar en Madrid", dijo en su presentación.

Debutó el 5 de febrero en La Romareda, entrando tras el descanso. Ganaba el Zaragoza 1-0 y el delantero empató de cabeza: Luego marcó Michu el 1-2. Debut con gol y triunfo. Su inicio fue espectacular: en los tres primeros partidos marcó cuatro goles. Y en los cinco primeros vio cinco amarillas. Indomable Diego Costa. El ariete jugó 16 encuentros y logró diez tantos y cinco asistencias.

Así regresó al Atlético, ya con Simeone al mando, pero con el mismo apuro que antes: estaban Salvio, Miranda y Falcao como extracomunitarios. El Cholo le dijo que no había hueco, pero Costa le convenció en los entrenamientos a base de trabajo y goles. Salió Salvio y Costa acabó formando una delantera letal junto a Falcao para ganar la Copa en el Bernabéu. El año siguiente, con Villa como socio en lugar del colombiano, la Liga confirmándole como uno de los mejores nueves de Europa. Y se fue al Chelsea y volvió. Muy diferente habría sido si en 2011 se hubiera ido a Turquía. Aquella lesión de rodilla le cambió la vida y el Rayo y Vallecas relanzaron su carrera. Ahora, Diego Costa regresa al campo que le aplaudió a rabiar.