Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial Ciclismo
Ligue 1
Lyon Lyon LYO

-

PSG PSG PSG

-

Liga Holandesa
Heerenveen Heerenveen HEE

-

Utrecht Utrecht UTR

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

PSV PSV PSV

-

Ajax Ajax AA

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

REUS

Bartolo: "Queremos acabar con esta agonía cuanto antes"

Bartolo: "Queremos acabar con esta agonía cuanto antes"

ALVARO RIVERO

DIARIO AS

El técnico del Reus charló con AS después de que los empleados, entre los que se incluye, presentaran la demanda colectiva por el impago de sus nóminas.

¿Cómo se encuentra? Todas las noticias que aparecen del Reus últimamente son todas malas...

Es que no hay más. Intentamos sacar adelante el club, pero parece que no se puede hacer más. Creo que todos los empleados ya hemos aguantado suficiente y no nos ha quedado otro remedio que denunciar. Los nuevos inversores no están cumpliendo con lo prometido y tampoco dan síntomas de solucionar nada.

¿Por qué han denunciado?

Porque es la única manera para cobrar lo que se nos debe. Queremos acabar con esta agonía cuanto antes y no nos han dejado más remedio. Era esto o seguir trabajando sin saber qué va a pasar con nosotros. Además, nadie nos explica nada y la crispación va a más cada día.

¿Qué solicitan?

Cobrar lo que se nos debe, nada más. Y extinguir nuestros contratos. Nos prometieron que se pondrían al día en el pago de las nóminas y no ha pasado nada. No pedimos más que lo que nos deben, incluso les decimos que si nos dejan libres ahora no hace falta que nos peguen lo que queda de año. Lo que queremos es salir porque seguimos viniendo a trabajar sabiendo que no vamos a cobrar. No tenemos jugadores ni objetivos y tenemos que venir aquí por las mañanas a pasar el rato.

Usted pudo firmar por el Lleida y la Federación no le dejó. ¿Por qué?

Creo que es injusto. No entiendo la normativa y menos a la Federación porque me dijeron que no lo podían autorizar porque el Reus no había desaparecido. ¿Cómo que no? No estamos compitiendo. Se acogen a que el club está sancionado y no desaparecido. Está claro que hay que cambiar muchas cosas porque ahora los jugadores están en otros equipos y yo no puedo entrenar. En baloncesto no pasa, un entrenador puede estar en los equipos que quiera durante una temporada y nosotros solo si vamos a una categoría superior o desaparece el club. Así que ahora puedo enfadarme y lo que quiera, pero no me dejan trabajar. No tiene sentido.

¿Sigue pensando que el Reus no debería haber sido sancionado?

En la sanción económica no entro, me parece bien, pero la expulsión me parece desproporcionada y no sé por dónde cogerla. Creo, sinceramente, que el Reus ha acabado pagando una lucha interna entre Liga y Federación. Tebas demostró que ganó, que es el más valiente. Lo que pasa es que no se ha pensado en los trabajadores del club ni en el cuerpo técnico. Solo existen los jugadores.

¿Y cree que a Oliver le pasará algo?

Él está tranquilo en su casa. Es muy grave esto que ha pasado y ha sido por su gestión. Si Tebas quería darle un escarmiento no se lo ha dado. Ha dejado tirado al Reus.

¿Le duele ver al club de esta manera?

Por supuesto. Estamos muy dolidos. Con la llegada de los nuevos inversores todo parecía muy bonito, pero no se ha plasmado nada de lo que dijeron. Sabían perfectamente que lo más dramático era que la gente llevaba cinco meses sin cobrar y no han hecho nada. Llevamos muchos días mareando la perdiz. Hay una gran decepción, la crispación va cada vez a más y nadie quiere seguir en el club.

¿Si no hubieran expulsado al Reus se habrían salvado?

Era muy complicado porque con 12 jugadores era casi misión imposible, pero mire los números. A día de hoy, con tres partidos menos, tenemos dos equipos por debajo y con una victoria podríamos salir del descenso. Habríamos peleado.

¿Qué ánimos percibe entre la afición?

Creo que está como nosotros. Vivieron con ilusión la llegada de los nuevos inversores, pensaron que se podría salvar el club, pero la realidad ha sido muy distinta. La situación es insostenible, no se han cumplido las expectativas, no han cumplido nada y hay decepción. Todo es preocupante.