INTERNACIONAL | QATAR

Aspire: la academia de 2,5km cuadrados que forja los éxitos deportivos de Qatar

Aspire es una de las zonas deportivas más completas y vanguardistas del mundo.

La Copa de Asia, su último logro. Fue creada en 2004. Impulsa la Ciencia Deportiva. Se basa en la francesa Clairefontaine para su modelo.

El éxito de Qatar en la Copa de Asia pone el foco una vez más en la Academia Aspire. El centro de alto rendimiento deportivo qatarí es uno de los más completos del mundo por su programa integral de educación deportiva y sus magníficas instalaciones. Fue creado en 2004, ocupa 250 hectáreas, cuenta con un estadio de última generación que albergará encuentros del Mundial (Khalifa Stadium), además de siete campos anexos de hierba natural y otro cubierto sintético de tamaño reglamentario. Eso sólo en lo concerniente al fútbol.

Iván Bravo, antiguo dirigente del Real Madrid, dirige Aspire desde 2011. Por sus oficinas y campos pasan o han pasado muchos técnicos españoles (Roberto Olabe, Mikel Antía, Óscar Fernández, Sergio Alegre, Alberto Fernández-Villanueva, Carlos Domenech...), pero especialmente Félix Sánchez, el seleccionador que ha logrado lo imposible: llevar a los qataríes a su primer título continental en la historia, la Copa de Asia.

Nada de esto sería posible sin la Academia Aspire. Prácticamente todo el equipo campeón de Asia se ha graduado en ella, incluidos el portero menos goleado Saad Al Sheeb, el máximo asistente Akram Afif y el máximo goleador y mejor jugador Almoez Ali. Dos clubes comprados por Aspire en Europa, el Eupen belga y la Cultural Leonesa, les permitieron en su día poder alcanzar la élite. Aspire también tiene escuelas internacionales que sirven, fundamentalmente, para dar la oportunidad de jugar a quienes tienen potencial y no se pueden permitir hacerlo.

El modelo deportivo es el mismo que el de la francesa Clairefontaine. Los jóvenes talentos se entrenan toda la semana en Aspire y los fines de semana juegan con sus respectivos clubes. La residencia, una copia arquitectónica de la francesa, puede acoger a 255 deportistas y dispone de salas de conferencias, aulas, biblioteca, anfiteatro, dormitorios, centro médico...

Pero, en el caso de Aspire, la evolución va más allá. La apuesta por la Ciencia Deportiva, coordinada por el exmadridista Valter di Salvo, ofrece una amplia gama de tecnologías de vanguardia para evaluar y medir a los deportistas. Se hacen análisis de rendimiento, pruebas biomecánicas, evaluación fisiológica y bioquímica, además de dar apoyo psicológico deportivo. Existen zonas de antropometría, fisiología, bioquímica, biomecánica y cinemática. También hay dos zonas de entrenamiento hipóxico.

El fútbol es el deporte troncal de Aspire, pero no el único. El Aspire Dome, el pabellón deportivo central, puede albergar 13 eventos deportivos a la vez. En su interior hay una pista de atletismo oficial cubierta de 200 metros, además de salto de altura, de pértiga, una jaula para lanzamiento de peso y una grada para 3.650 personas.

El Dome cuenta incluso con piscina olímpica de 50 metros, piscina de salto, pabellón para voleibol, balonmano, baloncesto o fútbol sala, espacio para el tenis de mesa, la esgrima, la gimnasia rítmica, el squash... Así, ya van aflorando deportistas y equipos de élite qataríes como Shahhen, Barshim y Samba (atletismo), Al Attiyah (motor) las selecciones de fútbol y balonmano... Y detrás de la mayoría suele estar Aspire.