COPA | BARCELONA 6 (6) - SEVILLA 1 (3)

1x1 Barcelona: Cillessen y Coutinho se piden otra Copa

El portero holandés paró un penalti y el brasileño dio un paso adelante, marcando dos goles. Más no puede pedir Valverde.

0

Cillessen: Impresionante actuación del meta holandés con dos paradas para enmarcar. La primera estirándose hasta al límite para tocar lo suficiente un balón rematado a bocajarro por Promes y la segunda deteniendo un penalti a André Silva. Está claro que no estaba dispuesto a jugar su último partido como blaugrana. Es un porterazo como la copa de un pino.

Sergi Roberto: Empezó un tanto atorado, con algún desajuste defensivo y sin apenas acciones relevantes como carrilero por la banda derecha. Pero poco a poco fue asumiendo su rango en el equipo y acabó hasta marcando un gol y pudiendo rubricar otro a poco que la vaselina no se le hubiera ido tan arriba.

Piqué: Estelar. Un partido simplemente impresionante del central catalán que realizó un auténtico catálogo de cómo ha de jugar un defensa en el eje de la retaguardia. Contundente en la anticipación y aseado en la salida de balón. Poderoso en todos los balones aéreos, estuvo a punto de marcar tras un gran cabezazo que se fue fuera por poco.

Lenglet: Buen socio de Gerard en todos los sentidos, tanto a la hora de hacerle la cobertura atrás como de vigilarle la espalda. Nunca arriesgó ningún balón y se mostró sobrio y contundente cuando el equipo empezó a sacar agua a capazos en algunos momentos de la segunda parte.

Alba: Defensivamente tuvo muchos problemas porque el Sevilla aprovechó su banda para acumular hombres, pero el internacional supo salirse airoso del envite. En esta ocasión su sociedad con Messi sólo dio frutos en el último minuto al dejar un balón de tacón dentro del área para que Messi rematara a placer y diera la puntilla definitiva al Sevilla.

Sergio Busquets: Otro que rozó la perfección. Un auténtico metrónomo dentro del campo, capaz de marcar el ritmo de partido en todo momento. Además regaló a las gradas algunos regates estratosféricos en apenas una baldosa de terreno que el público aplaudió a rabiar, dedicándole más de una sonora ovación. Recuperó además decenas de balones y se mostró muy atento en la anticipación.

Rakitic: Marcó un gol importante porque igualaba la eliminatoria tras una asistencia genial de Arthur. El croata desplegó todas sus virtudes con y sin balón. Impresionante su capacidad de sacrificio al frenar más de una transición del rival. Con partidos así parece difícil pensar que el verano marche del club.

Arthur: Sigue superando pruebas como si se tratara de lo más natural del mundo y además lo hace con una clarividencia que hace frotar las manos a más de un aficionado. Estamos ante un talento diseñado para jugar en el Barcelona y cada vez perfecciona mejor su estilo. Ya había demostrado que nadie le roba el balón, pero ahora además es capaz de dibujar asistencias de tiralíneas para que los compañeros marquen.

Messi: Tenía razón Machín al decir que necesitarían un francotirador con un dardo anestesiante para frenar a Messi. Y eso que no fue ni mucho menos su mejor partido, pero su capacidad intimidatoria es simplemente letal para el rival. Marcó un gol en el último minuto, pero si no se fue con un ‘hat trick’ del Camp Nou fue simplemente porque no tuvo su noche cara a puerta.

Luis Suárez: Ya es oficialmente el quinto mayor goleador de la historia del Barcelona tras el tanto que marcó ante el Sevilla. Ahora mismo suma 168 dianas por las 167 de Josep Escolà. No estuvo muy acertado a la hora de las combinaciones, pero lo peleó todo y nunca dio un balón por perdido. El gol de cabeza de Coutinho llegó gracias a un excelente centro del charrúa.

Coutinho: El brasileño ha dado el paso adelante que le pedía Valverde. Su actuación ante el Sevilla fue intachable, tanto a la hora de repartir juego como de sacrificarse sin el balón. Tuvo los arrestos de lanzar el penalti que abría el marcador y posteriormente marcó un extraordinario gol con un enorme testarazo. Salió del campo ovacionado largamente por la grada.

CAMBIOS:
Arturo Vidal: El chileno no engaña a nadie. Su salida en el campo coincidió cuando el Sevilla más estaba apretando. Puso la suficiente testiculina para bajar los humos al equipo de Machín y marcarle el territorio.

Semedo: Valverde no lo tenía nada claro y puso al portugués para salvaguardar la banda derecha, adelantando a Sergi Roberto. Decisión acertada de Txingurri.

Aleñá: Salió en los últimos minutos para dar oxígeno al mediocampo y fue capaz de participar de forma activa en el último gol del equipo. Sigue dando una versión más que notable cada vez que Valverde le da minutos.