Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

JAPÓN 3 - IRÁN 0

Queiroz deja su cargo tras caer en semifinales ante Japón

El conjunto que dirige Hajime Moriyasu se enfrentará en la final del próximo viernes al vencedor de la otra semifinal, que dirimirán este martes Catar y la anfitriona, Emiratos Arabes Unidos.

La selección de Japón se ha convertido en la primera finalista de la Copa de Asia 2019 tras desarbolar a Irán (3-0) en la segunda mitad del partido disputado en el Hazza Bin Zayed Stadium de Al Ain. Este resultado ha provocado la renuncia de Carlos Queiroz como seleccionador de Irán tras casi ocho años en el cargo.

"Creo que lo más simple es decir como la canción: 'y ahora, este es el final'", afirmó el entrenador portugués de 65 años en referencia a la famosa canción de Frank Sinatra 'My Way', que comienza con la frase 'Y ahora se acerca el final'. "Estoy feliz y orgulloso de decir que lo hice a mi manera", agregó.

El conjunto que dirige Hajime Moriyasu se enfrentará en la final del próximo viernes al vencedor de la otra semifinal, que dirimirán este martes Catar y la anfitriona, Emiratos Arabes Unidos.

Fue un triunfo no exento de polémica para el cuadro japonés, que buscará su quinto título continental y distanciarse del propio equipo iraní y de Arabia Saudí, que tienen tres.

Los hombres del portugués Carlos Queiroz tuvieron sus ocasiones, pero no las aprovecharon y tras el intermedio sucumbieron ante un doblete de Yuya Osako (m.56 y 67). Fueron goles en ambos casos protestados por los azeríes.

En el primero, la defensa iraní se paró a protestar una acción en la que entendió que Takumi Minamino se había 'tirado' en el área. El colegiado dejó seguir la acción, el nipón se levantó, fue a por el esférico cerca del córner, aprovechó que sus rivales se habían parado y su centro fue rematado de cabeza por Osako.

En el segundo, el delantero del Werder Bremen alemán materializó un penalti muy protestado por los iraníes, que entendían que Morteza Pouraliganji tenia apoyada la mano en el césped y que no debía señalizar la pena máxima.

Irán, tocado anímicamente, ya no pudo soñar en volver a una final. Incluso Japón puso la guinda en la prolongación con un tanto de Genki Haraguchi.