Competición
  • Champions League

DIJON 2-MÓNACO 0

El Mónaco está en ruinas

El Mónaco está en ruinas

JEAN-PHILIPPE KSIAZEK

AFP

El despido de Henry no fue revulsivo y el conjunto monegasco cayó contra el Dijon. Kwon Chang-Hoon y Naim Sliti marcaron y hundieron más al Mónaco.

El cese de Thierry Henry como entrenador no produjo mejoría alguna en el Mónaco, que acentuó su hundimiento en la Ligue 1 de Francia al perder en Dijon (2-0) y seguir anclado en los puestos de descenso.

Henry dejó de ser el técnico del conjunto monegasco, al que vuelve el portugués Leonardo Jardim, despedido hace tres meses. Ni aquella medida ni esta reciente han reactivado al Mónaco, hasta hace poco un equipo puntero en Francia.

Con Frank Passi en el banquillo de forma provisional y Jardim en la grada, el cuadro monegasco encajó su decimotercera derrota de la temporada. Fue en Dijon, ante un rival que pelea también por la salvación y que llevaba cuatro encuentros consecutivos sin ganar.

El Mónaco se mostró otra vez como un cuadro frágil, lánguido y sin recursos. No se sobrepuso cuando el coreano Kwon Chang-Hoon adelantó a los locales. La situación visitante se agravó a la hora de juego, cuando el brasileño Naldo fue expulsado y se quedaron los monegascos con un jugador menos. A continuación, el Dijon sentenció su quinta victoria del ejercicio por medio del tunecino Naim Sliti.

El Mónaco es penúltimo a tres puntos de la permanencia. Esta a uno del colista, el Guingamp, que perdió en su campo frente el Reims (0-1), que volvió a vencer después de tres empates seguidos gracias al tanto de Mathieu Cafaro.

El Niza, por su parte, prolongó su mejoría. Ganó al Nimes (2-0) y se aproximó a los puestos europeos. El argelino Youcef Atal, al borde del descanso, y Allan Saint-Maximin, al inicio de la segunda parte, propiciaron los tres puntos al combinado nicense en un sábado completado con el triunfo, en el tiempo añadido del Estrasburgo ante el Burdeos (1-0).

Kenny Lala, en el 94, propició el cuarto triunfo consecutivo del Estrasburgo, que se asienta como aspirante a los lugares de competiciones continentales al tiempo que frenó el crecimiento del Girondins, que perdió después de acumular dos victorias.