SUDAMERICANO SUB-20

Un sub-20 de Chile llama "muerto de hambre" a un rival venezolano

La ANFP tuvo que emitir una carta con disculpas del jugador Nicolás Díaz para esquivar un incidente diplomático tras sus palabras.

Un sub-20 de Chile llama "muerto de hambre" a un rival venezolano

Venezuela ha encontrado en el Sudamericano sub-20 una estimulación para un fútbol que al más alto nivel no termina de cuajar. Los jóvenes que participan en el campeonato de Chile pueden presumir de ser los líderes de un grupo formado por Brasil, Colombia, Chile y Bolivia.

Pero en el triunfo de anoche ante Chile se vivió un hecho repudiable que ha podido terminar en incidente diplomático entre los dos países después de que Nicolás Díaz llamara “muerto de hambre” al venezolano Pablo Bonilla. Corría el minuto 89 cuando el futbolista de Palestino entró al área para buscar el empate, pero el defensa de la Portuguesa de Venezuela entró con fuerza para desviar el balón a córner.

La reacción de Díaz fue llamar “muerto de hambre” a Bonilla, que no quiso entrar al juego del chileno y se limitó a subir el pulgar para que el incidente se quedara ahí. Pero no terminó en ese momento. Su menosprecio fue recogido por las cámaras y provocó que la Asociación Nacional de Fútbol de Chile emitiera un comunicado en el que recogía las disculpas del futbolista. “Por medio de la presente, quisiera hacerles llegar mis más sinceras disculpas por mi reprochable actitud hacia Pablo Bonilla y el pueblo venezolano durante el desarrollo del partido entre Chile y Venezuela por el Sudamericano Sub 20”, empezaba la carta. Después el propio jugador lo aclaró en su perfil de las redes sociales.

Esta ofensa llega en un momento complicado para muchos venezolanos, que salen del país en busca de una oportunidad debido a la inestabilidad política y económica. Países como Chile, Colombia, Perú, Panamá, Argentina, Brasil, Ecuador y España están acogiendo a miles de venezolanos en los últimos meses.

En el caso de Chile, las cifras hablan por sí solas. Unos 200.000 venezolanos ya residen en el país y el incremento de llegadas entre 2016 y 2017 subió un 218 por ciento, según datos del gobierno chileno.

Las repudiables palabras de Nicolás Díaz no hicieron cambiar de opinión al seleccionador de la Vinotinto al final de partido. “Hoy vivimos una fiesta desde las gradas al campo. Fue una felicidad de los venezolanos en Chile, en un país que nos acoge de una forma espectacular. Gracias a Chile por abrir espacio para los venezolanos. Es un lindo momento para dar alegría a ellos y para representar al país. Nos sentimos como en casa”, aseguró Dudamel.

Las buenas palabras del seleccionador de Venezuela no servirán para que la Conmebol pase por alto la acción del futbolista del Palestino y es probable que decida sancionarle.