CARDIFF 1 - M. UNITED 5

El United se libera con una 'manita' en el debut de Solskjaer

Los jugadore del United celebran un gol

Getty

Los diablos rojos exhibieron pegada en el primer partido sin Mourinho. Pogba brilló con dos asistencias. Doblete de Lingard y goles de Rashford, Martial y Ander Herrera.

Apenas ha dado tiempo para que Solskjaer meta mano en el Manchester United, pero lo primero que se ha notado en sus jugadores ha sido una sensación de liberación y de necesidad de volver a unirse como equipo que le ha permitido desahogarse ante el Cardiff City (1-5). La mejor noticia para los mancunianos no fue sin embargo el marcador, sino el hecho de que todos los integrantes del tridente marcasen, que Pogba firmase dos asistencias y que a De Gea solo consiguiesen batirle de penalti.

La única forma que tenían los jugadores de empezar a demostrar que los malos resultados del equipo eran culpa de su ex entrenador era firmando un partido como este. Frente al Cardiff, que venía de ganar cuatro de sus últimos cinco partidos en casa, y teniendo en cuenta los malos resultados de los red devils cuando tienen que viajar, hoy era un día para dar un paso adelante.

Es cierto que prácticamente convirtieron todo lo que tiraron, y que es muy pronto para sacar conclusiones, pero la liberación mental del equipo se pudo apreciar en lo poco que tuvo que intervenir De Gea y la recuperación de la suerte de cara a la portería rival.

Como por ejemplo el tanto que convirtió Rashford a los tres minutos de juego, un disparo de libre directo desde casi 30 metros que entró por el poste que defendía Etheridge, que se confió e intentó dar un paso antes de tiempo hacia el palo largo que terminó por condenarle. La falta fue provocada por un Pogba que recuperaba la titularidad y que además asistió a Ander en el golazo, con una pizca de suerte, que el vasco convirtió desde fuera del área poco después.

Reaccionó el Cardiff con un gol desde el punto de penalti de Camarasa poco después en el que prácticamente fue el único acercamiento de los locales, pero Martial se ocupó de sofocar el conato de revolución con una internada en el área marca de la casa. Quizás una de las mejores noticias que recibió el Manchester United es lo bien que combinaron Martial, Rashford, Pogba y Lingard, dando la impresión de que no se habían entendido así en toda la temporada.

De hecho nada más comenzar la segunda parte Lingard fue el encargado de transformar un penalti que él mismo provocó en una jugada con Bamba y ya en el minuto 90 aprovechó una nueva asistencia de Pogba para firmar la 'manita', lo que terminó de matar el partido y asegurar los tres puntos para un United que dio la impresión de haberse liberado de demasiada tensión acumulada en el vestuario.