ATLÉTICO

El Atleti recibió los coches oficiales: "Vamos a más"

Thomas dejó la anécdota. introdujo su vehículo en la hierba del estadio entre las bromas de todos los demás. Juanfran habló de la Juve: "Les respetamos como ellos a nosotros".

"Ole, ole, ole, Cholo Simeone", se escucha desde las profundidades del Wanda Metropolitano mientras a Gonzalo Miró le ajustan la petaca del sonido. A su espalda un escenario con el logo de Hyundai y 20 sillas. "Bienvenidos a esta mañana fría", comenzó Gonzalo, "en la unión entre Atlético y Hyundai que esperamos que sea duradera, fiable y segura como el nuevo Hyundai Santa Fe, el coche que se les va a entregar a los jugadores".

Con la música de Carlos Jean de fondo, un grupo de aficionados, 20, se colocaron en un pasillo para recibir a los jugadores de la primera plantilla (ellos habían sido los del "Ole, ole, ole") y un Hyundai Santa Fe, silencioso se fue acercando al escenario. Simeone, Adan, Oblak, Filipe, Arias, Thomas, Saúl, Kalinic, Correa, Lemar, Rodrigo, Savic, Gimenez, Lucas, Vitolo, Juanfran, Griezmann, Koke y Godin también. El capitán fue el primero en acercarse a Carlos Jean: con un juego iba a comenzar el acto, todo con música. Cada capitán era un tono, la fiabilidad del centro del campo, por ejemplo Koke, era el botón verde, la armonía. El último en subir fue Griezmann, reincorporado al grupo tras su viaje y tratamiento bucal, con frío. Cuando todos los capitanes dieron a su botón el himno brotó de los altavoces y Simeone recogió el primer coche.

Comenzaba la entrega. Adán el primero mientras la aficionada encargada de entregárselo le confesaba su admiración. Después llegó Filipe y uno de los momentos emotivos: la aficionada que se lo entregó le había conocido hacía tres años. Su hijo sufría una enfermeras terminal y Filipe ayudó a difundirlo. Al ir a recoger su coche, la anécdota, Germán Burgos lo llevaba hasta ahí. Con Arias, bromas entre la platea. "Tenemos lateral derecho para muchos años", le espetó el aficionado y se escuchó un "Juanfran, Juanfran..." mientras los compañeros le palmeaban en la espalda. Gracioso fue lo de Thomas, cogió el coche y el más difícil todavía, con él se dio la vuelta y estrenó el césped del Metropolitano entre risas: "Si sólo tenía que ir recto".

Griezmann se frotaba las manos para espantar el frío mientras esperaba su entrega, la antepenúltima, y Giménez la piernas, la mañana fría en Madrid se notaba. Correa cogía su coche, Lemar que se atrevía con unas palabras en español, Oblak ("para mi eres el mejor del mundo", le dijo el aficionado; "yo trabajo para serlo y el resto que opine". De la renovación, mutis, sonrisa y ya), Savic. Lucas fue el primero de la segunda fila, quien por cierto al montarse se puso el cinto, después Vitolo y Giménez, que parecía no aguantar más el frío. "Gracias por honrar nuestro escudo cada vez que pisas el campo", fue el mensaje para él, la gente presente no pudo más que asentir. El siguiente Juanfran, coche blanco, un color que convencía. "Es un gran rival la Juve y le respetamos como a nosotros seguro ellos". Griezmann casi se monta en su coche, a la matrícula del suyo le faltaba una "n" en la matrícula. “Pero, ¿cómo puede faltarle una “n”? ", dijo Antoine, que confesó no tener jet lag tras su viaje. Quedaban Koke y Godín, los dos primeros capitanes y mientras Koke hablaba de que "el equipo cada vez está creciendo más" y Godín miraba la grada del Metropolitano con emoción.

El último era el, el capitán. "Me he hecho un hincha más de este club y tratamos de transmitir valores dentro del campo y fuera. El equipo está recién creciendo. Hay nuevos, jóvenes, que se va adaptando". Cuando el cogió su coche subió la musca Carlos Jean mientras sobre la hierba del Metropolitano apenas se marcaban ya las huellas del Hyundai de Thomas. En unos minutos esta se llenaría de conos para entrenar. No se había apagado la música del escenario y del túnel brotaba Simeone, ya en chándal, con su cuerpo técnico.