FÚTBOL

La familia de Zabaleta, preocupada por la última 'fechoría' de Ricardo Guerra

El asesino del aficionado de la Real Sociedad volvió a ser detenido en Bélgica. "Nos lo temíamos, pero nuestro mayor temor es que algún día aparezca por Donostia", dicen desde la plataforma AitorBizirik.

0
La familia de Zabaleta, preocupada por la última 'fechoría' de Ricardo Guerra
AMAIA ZABALO DIARIO AS

La familia y amigos de Aitor Zabaleta están indignados y preocupados con la última 'fechoría' conocida de Ricardo Guerra, el asesino del aficionado de la Real Sociedad hace 20 años en los aledaños del Vicente Calderón, donde le clavó una navaja que acabó con su vida. Este lunes se conoció que Guerra fue detenido junto a otros ultras del Atlético en Bruselas por hacer el saludo nazi en el partido de Champions contra el Brujas. Nadie entiende cómo le dejaron pasar las fronteras para llegar a Bélgica cuando estaba disfrutando de un tercer grado, y es reincidente con otro tipo de delitos. Desde la plataforma 'Aitor Bizirik', formada por amigos, familiares y aficionados de la Real Sociedad en recuerdo de Aitor Zabaleta, se muestran tajantes, al pedir que alguien haga algo para garantizar que el asesino de Zabaleta no siga campando a sus anchas por recintos deportivos, con el temor de que algún día aparezca por San Sebastián.

"Es uno de los escenarios que ya nos temíamos, y ya no solamente porque este elemento y la cuadrilla de sus amigotes hayan acabado en Bruselas liándola. Sino que nuestro mayor temor es que este elemento aparezca un día por Donostia y que aparezca en Anoeta e intente entrar en un partido o algo. Y que provoque malestar y mal tema dentro de la familia", dice a la cadena ser Eduardo González, que no entiende cómo la justicia ha permitido algo así. Se entiende que una vez regresado a Madrid, a su centro de reinserción, al ser reincidente, perderá el tercer grado y volverá a ser encarcelado. "Cuando ocurrió lo de Aitor disfrutaba de un permiso porque la había liado. Luego pasó el juicio, pasaron los años y le dieron otro permiso, le detuvieron por tráfico de drogas dentro de la prisión. Luego pasó el tiempo y le concedieron el tercer grado, y este elemento ha cruzado fronteras, se ha presentado en Bélgica y habría logrado entradas para entrar en un campo de fútbol. No sé a quien le corresponde coger la responsabilidad. y quien tiene esa responsabilidad, si el que no le controla y le permite hacer estas cosas, o el que no revisa todo su historia... pero en cualquier sociedad no se vería como normal lo más mínimo", añade González.

La preocupación que tienen en el entorno de los Zabaleta es que Guerra es multireincidente, con una sensación muy desagradable de que matar sale muy barato. "Es que no se ha ido a Bruselas a ver museos, sino a hacer lo mismo. Y encima cruzando fronteras, no puede salir de la provincia de Madrid. A nosotros nos falta capacidad para entender el asunto. ¿Qué tiene que pasar? ¿Tiene que cargarse a otra persona? ¿Tiene que haber otro Aitor? Estamos alucinados", expresa Eduardo González, que se pregunta de forma retórica si el comité antiviolencia no puede hacer más. "¿Sólo es recaudatorio ese comité? ¿No pueden mandar documentación a todos los campos y a la UEFA para que no dejen entrar a este tipo de gente? Con los argentinos ya se prohibió la entrada al país. Y es que encima se fue con la cuadrilla que fue cómplice del asesinato de Aitor Zabaleta. Y nadie abre la boca. Es que es increíble. Y menos mal que a la familia se lo hemos dicho con tacto. Lo están pasando mal, claro. Ahora que empezaban a tener fuerzas para levantarse, pasa esto. No lo entendemos", sentencia.