Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

GRUPO B | BARÇA 1-TOTTENHAM 1

1x1 del Barça: Dembélé, un golazo que bien vale un indulto

El delantero francés salió del campo ovacionado por un Camp Nou rendido a sus pies tras marcar un gol que dará la vuelta al mundo.

Cillessen: Partidazo estratosférico del meta holandés que reclama a gritos tener más oportunidades. Lo paró todo, tanto lo posible como lo imposible. Algunas de un mérito impresionante como el mano a mano que tuvo ante Son y que consiguió despejar con los pies. En el gol a bocajarro de Lucas Moura no pudo hacer nada. Antes salvó un balón en la misma línea de gol demostrando unos reflejos caso felinos.

Semedo: El lateral portugués completó uno de sus mejores partidos como blaugrana. Defensivamente perfecto y en ataque subiendo con criterio y con buenas combinaciones con Dembélé. Le sigue faltando un poco más de precisión en los centros para convertirse en un jugador de clase mundial.

Lenglet: El central francés dejó a Kane prácticamente inédito en la primera parte; en la segunda el delantero inglés despertó del letargo, pero aún así Clement supo frenarlo prácticamente siempre. El mérito del blaugrana es doble: primero porque le tocó bailar con el rival más complicado y además hacerlo a pie cambiado ya que se ubicó como central derecho. Seguramente su mejor partido desde que viste la camiseta blaugrana.

Vermaelen: Partido notable del central belga que solo tuvo dos borrones: el primero al intentar despejar un balón donde dejó a Son solo ante Cillessen y segundo en el gol de Lucas Moura donde se olvidó de su marca. Un poco lento en su juego pero muy acertado a la hora de achicar balones en el área y sacar balones in extremis.

Miranda: Catedralicio su estreno en la Champions. Un partido para enmarcar del joven lateral izquierdo que demostró talento, fuerza y osadía a partes iguales. No se amilanó a la hora de subir por la banda y hasta se atrevió a rematar a la puerta de Lloris. Valverde ha de darle más minutos.

Rakitic: El croata se ubicó como pivote defensivo. En los 45 minutos que jugó cumplió con creces su cometido. No perdió ningún balón y dio continuidad y fluidez al juego.

Arthur: Regresaba tras estar casi tres semanas fuera de los terrenos de juego por culpa de una lesión. Demostró todo lo que había apuntado en sus últimos partidos: juego posicional, potencia, resistencia y pases entre líneas. Le sigue faltando un poco más de osadía y atreverse a hacer más cosas.

Aleñá: Superlativo es poco. Este chaval tiene madera para dar muchas alegrías a la afición. Clarividente en el juego y siempre manejando el balón con criterio. Su primera parte fue simplemente excepcional; desgraciadamente en la segunda el Barcelona perdió el control del partido y su juego no tuvo tanto protagonismo. Excelente en actitud, se comió el campo.

Dembélé: Marcando goles así a ver quién es el guapo que le dice que llegue más pronto a los entrenamientos. Está claro que el francés cuenta con la bendición de los dioses cuando se calza las botas. El gol es simplemente genial: recupera un balón a Walker Peters, robándole directamente la cartera, se va con potencia hacia el área de Lloris, regatea a Winks que lo deja sentado y marca con un fuerte disparo batiendo por bajo a Lloris. Una obra de arte sin parangón. El Camp Nou le indultó cuando abandonó el campo con una ovación impresionante. Futbolísticamente este chaval tiene el corazón robado a todos.

Munir: No tuvo mucho protagonismo con el balón en los pies, aunque sí destacó a la hora de presionar la salida del balón del Tottenham. Le sigue faltando algo de confianza para encontrarse a sí mismo.

Coutinho: Pese a que el brasileño sigue mostrando síntomas preocupantes de que no está fino, su balance ofensivo fue más que notable: estrellando dos balones a la madera. Sin embargo, al delantero se le piden muchas más cosas, quizás por culpa de llevar la losa a sus espaldas de ser el jugador más caro de la historia del FC Barcelona.

CAMBIOS:

Sergio Busquets: Salió en la segunda parte, completando los 45 minutos. Partido irregular el suyo, perdiendo algún balón de forma innecesaria. En todo caso no era un partido sencillo porque el rival iba a mil por hora en la segunda parte buscando un gol que le clasificara.

Messi: Salió en el minuto 60 para poner un poco más de miedo si cabe a la afición rival. Estuvo muchos minutos sin tocar balón, pero lo cierto es que cada vez que le llegaba una pelota en condiciones el run run de la parroquia ‘spurs’ se sentía en el campo.

Denis Suárez: Partido muy irregular del gallego, perdiendo muchos balones.