Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Masters 1000 Cincinnati
  • WTA Cincinnati
Liga Holandesa
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Willem II Willem II WII

-

Twente Twente TWE

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Groningen Groningen GRO

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Utrecht Utrecht UTR

-

Heracles Heracles HCL

-

PSV PSV PSV

-

Masters 1000 Cincinnati
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
-
david_goffin David Goffin GOF
-
FINALIZADO
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
6 3 3
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
3 6 6
WTA Cincinnati
svetlana_kuznetsova Svetlana Kuznetsova Svetlana Kuznetsova
-
madison_keys Madison Keys Madison Keys
-

BALÓN DE ORO

Balón de Oro: el periodista que votó por Comores no existe y el medio cerró en 2012

El voto del archipiélago al este del continente africano fue otorgado a un periodista que no existe y a un medio que cerró hace seis años.

El mundo del fútbol mira en las últimas horas hacia el pequeño archipiélago de Comores. En esta unión de tres islas localizadas al norte de Madagascar ha surgido la polémica en torno al Balón de Oro porque según un medio del país africano el periodista que habría emitido el voto para el galardón no existe.

Abdou Boina sería el periodista que en teoría votó a Mbappé como mejor jugador, por delante de Modric, segundo, y Cristiano Ronaldo, tercero.

Por si fuera poco, el medio en el que supuestamente trabajaría el periodista, ‘albaladcomores.com’, cerró en 2012. “Alucino cuando veo que Albalad Comores existe. Ese diario cerró hace seis años y ahí nunca hubo un periodista llamado Abdou Boina”, asegura Toiminou Abdou, que sí trabajó para ese medio y ahora lo revela al ‘Al-watman’.

El revuelo ha hecho que hasta el presidente de la asociación de periodistas de Comores tenga que salir a dar explicaciones. “No hay registros de ningún Abdou Boina. Yo podría entender el error de France Fotball si el periodista perteneciera a algún medio de comunicación, pero es que no existe esa persona”, cuenta Stépahne Ahamadi.