PREMIOS AS DEL DEPORTE 2018 | LA INTRAHISTORIA

El gran sueño de María y Lola cautivó al club rojiblanco

El Atético femenino ganó la Liga Iberdrola 2017-2018

El fútbol femenino llegó al Atlético en 2001 por el empeño de Lola Romero y María Vargas. En 2017 ganó la Liga Iberdrola y en 2018 reeditó el título.

El fútbol femenino llegó al Atlético en 2001 por el empeño de Lola Romero y María Vargas. Ambas pertenecían al Coslada. Lola era la portera. María, que era interior zurda, la entrenadora. El nuevo presidente había decidido acabar con el equipo femenino. Tras entrenar solían ir a un bar cerca de La Peineta. Allí hablaban de su próximo destino. María, rojiblanca hasta la médula, le decía a Lola que de llamar a alguna puerta sería a la del Atlético. El azar hizo el resto. Una tarde, en el bar de siempre, María dribló a un grupo al ir al baño. Un hombre le espetó: Eres interior zurda". Se había cruzado con un ojeador rojiblano. Él les llevó hasta Víctor Parra, director del fútbol base, y éste hasta Emilio Gutiérrez, que convenció a Miguel Ángel Gil. Con el Atlético en Segunda, la sección echó a andar. En 2006 el primer equipo ascendió a Primera. En 2013 y 2014 fue tercero de la Liga. En 2015 fue subcampeón y se estrenó en la Champions. En 2016 conquistó su primer título, la Copa de la Reina. En 2017 ganó la primera Liga Iberdrola y regresó a la Champions. En 2018 reeditó la Liga y su participación en Europa. Los dos últimos años ha sido subcampeón de la Copa. Lola es la directora. Fue la presidenta hasta que el club integró al femenino a la estructura del club, en 2016. "Que no haya una niña sin jugar", es el lema de María, directora deportiva. Lo ha cumplido. El Atlético tiene una de las mayores canteras del fútbol femenino. Al primer equipo se le unen otros 22, en total 444 futbolistas rojiblancas.