GRUPO B | PSV 1-BARCELONA 2

Uno por uno del Barcelona: Messi quiere esta Champions sí o sí

El crack argentino regresó a Europa tras perderse el partido en Milán para firmar un gran gol y una asistencia, y clasificar de paso al equipo como primero en su grupo.

Ter Stegen: Su peor partido con los pies. No dio una a derechas cuando tenía que sacar el balón, provocando más de una ocasión peligrosa en su área. Desconocemos si el motivo era el campo o que estaba especialmente empanado, pero fue un error tras otro con a la hora de sacar el balón con los pies. Afortunadamente su juego ganó enteros bajo los palos. Y cuando no llegaba el meta alemán, aparecían los palos, que en dos ocasiones se estrellaron en el poste. Estuvo muy acertado en un uno contra uno con Lozano, pero supo reducir de forma inteligente los espacios para evitar que marcara.

Semedo: Partido correcto del lateral derecho que dibujó combinaciones interesantes junto a Dembélé en sus subidas al ataque. Defensivamente cumplió con creces, aprovechando su velocidad para evitar las transiciones del equipo holandés. Está en un gran momento de forma. Sólo le fala creérselo un poco más a la hora de centrar al área.

Piqué: Sufrió lo indecible en los balones por arriba debido al potencia en el juego aéreo de los holandeses. Marcó un gol de jugada de estrategia tras un lanzamiento de falta lanzado por Messi.

Lenglet: Luces y sombras para el central francés. Muy bien a la hora de la anticipación, pero muy irregular a la hora de hacer las coberturas y marcar a su hombre. Los nervios acabaron aflorando al final del partido cuando acabó discutiendo con Rakitic y con Arturo Vidal por en medio.

Alba: El lateral izquierdo volvió a exhibir una velocidad portentosa, sobre todo en esta ocasión a la hora de corregir los errores de sus compañeros en defensa. Volvió a ser una lanzadera en ataque, aunque en esta ocasión no estuvo tan preciso como en otras ocasiones. Vio una amarilla por perder tiempo en un saque de banda.

Sergio Busquets: Empezó de la peor manera posible: perdiendo un balón incomprensible en un pase sin presión que estuvo a punto de costar muy caro al equipo. No fue un partido fácil para el internacional, al que se le vio exhausto en más de una ocasión por la presión que imprimía el PSV. Poco a poco supo salirse con la suya y encontrar pases entre líneas, sobre todo gracias a un Messi que viendo sus apuros, retrasó la posición para estar más cerca de él.

Rakitic: Uno de los peores partidos que se le recuerdan. Si no estaba al cien por cien mejor haber dejado el lugar a otro compañero. Lento, sin ideas y cometiendo errores de bulto. Tuvo una grandísima oportunidad, pero envió el balón a las nubes. Para colmo acabó discutiendo con Lenglet.

Arturo Vidal: El chileno volvió a ser un espectáculo, sobre todo si hablamos de carácter y testiculina. Nunca regala nada y lo lucha todo. Es un ejemplo para todos. Y además estuvo a punto de marcar en dos ocasiones, sacando los defensas el balón en la misma línea de gol.

Dembélé: Buen partido del francés. Una combinación suya con Messi acabó con el primer gol del argentino en el partido. Ousmane aporta muchas cosas al juego del Barcelona, sobre todo velocidad y desequilibrio. Sigue sin ponerse las pilas a la hora de defender, pero su progresión está siendo más que notable. Su juego, a veces un tanto errático, desconcierta a veces más a sus compañeros que al rival, pero lo que está claro es que es efectivo y brillante en muchos momentos.

Messi: El argentino quiere la Champions y lo demuestra cada vez que juega en esta competición. Se cargó al equipo a sus espaldas y volvió a ser el hombre del partido: marcando un gol y dando la asistencia del otro. Destacar sobre todo su tanto, un dechado de técnica y potencia, sacándose un enorme trallazo pese a tener a cuatro rivales encima. Un gol con la firma de un crack.

Coutinho: El brasileño hizo un gran derroche de facultades tras reaparecer de una lesión. Estuvo especialmente activo, aunque en su afán de buscar el uno contra uno perdió más de un balón. Intentó mirar portería con resultados un tanto frustrantes porque ninguno acabó entre los tres palos. Dibujó algunas de las jugadas más espectaculares del partido. Fue el primer cambio de Valverde.

CAMBIOS:

Malcom: Messi le puso en bandeja la posibilidad de cerrar el partido en un contragolpe donde el brasileño se quedó solo ante el meta, pero incomprensiblemente envió el balón fuera.

Denis Suárez: Tiene que ponerse las pilas porque cada día que pasa se le agotan las oportunidades. Salió al campo en los últimos minutos de la segunda parte, pero aportó más bien poco.