Competición
  • Clasificación Eurocopa

ESPANYOL

Pendientes de Sergio, improvisado medio

Sergio García.

Gorka Leiza

El jugador sufrió unas molestias en los isquiotibiales y no se entrenó este lunes. El de Bon Pastor está a la espera de pasar pruebas médicas.

Sergio García fue sustituido en el minuto 72 por Javi Puado el pasado domingo, y nada más salir del campo el de Bon Pastor se llevó la mano a la parte posterior del muslo de la pierna derecha. El delantero sufre unas molestias en la musculatura isquiotibial, y hasta que no se le realicen las pertinentes pruebas médicas no se conocerá si esta dolencia se transforma en lesión. El catalán estuvo presente en la charla inicial de Rubi con la plantilla, pero después se ha refugiado en el vestuario y no se ejercitó. 

A la espera de su diagnóstico, Sergio vivió el domingo un partido inusual, fruto de su nuevo rol en el equipo. Al comienzo del segundo tiempo, y hasta la sustitución de Leo Baptistao en el minuto 60, el jugador actuó de interior izquierdo durante 15 minutos. El futbolista intentó hacer el mismo rol que Esteban Granero, pero en este tramo el Espanyol se vio sorprendido y tuvo menos posesión.

142 balones perdidos, el peor dato de las últimas jornadas

Rubi, al finalizar el encuentro en la sala de prensa, comentó que el equipo cometió demasiadas “imprecisiones”. Un término que se ajusta a lo que explican los datos del partido. Con 142 balones perdidos, el peor guarismo de los seis últimos encuentros, el Espanyol propició excesivos contraataques del Girona. Los de Eusebio Sacristán apenas perdieron 113 balones, por lo que la diferencia entre ambos conjuntos explica también el acierto en los pases y las concesiones que ofrecieron los visitantes, quienes apenas dejaron que el Espanyol tuviera una acción rápida de ataque.

No obstante, las imprecisiones del Espanyol fueron trascedentales, pero no cuantiosas como se puede apreciar. De hecho, y con un 60 por ciento de posesión, el índice de acierto en los pases fue más elevado que en los cuatro encuentros anteriores. En Huesca fue de un 82%, por el 79% de Valladolid, el 78% ante el Athletic Club, el 81% frente al Sevilla y... el 85% del domingo.

Pese al dominio en la posesión y el acierto en los pases del Espanyol, el Girona logró los mismos remates a portería (11) y acertó dos veces que los de Rubi. Un partido condicionado por los dos goles y que los datos vierten mejores conclusiones que las impresiones.