VALENCIA

El filial es la otra herida que tiene abierta el Valencia

El filial es la otra herida que tiene abierta el Valencia

DIARIO AS

DIARIO AS

El Mestalla está en descenso, algo que no ocurría desde hace tres años. Ahora ha firmado al lateral Óscar Arroyo por la lesión de Marc Ferris.

Mientras el Valencia lucha por maquillar un inicio de curso mediocre, su filial se desangra en el grupo III de Segunda B. Es la otra crisis que tiene en vilo al club ché. Alejado de los focos, el Mestalla pasa por uno de sus momentos más complicados. Hace tres temporadas que no ocupa puestos de descenso a Tercera como ahora. La situación es crítica porque el equipo de Grau acumula siete jornadas sin ganar, aunque cuenta con un partido menos tras aplazarse el choque ante el Peralada por el temporal.

El filial, fuente del primer equipo en las últimas temporadas, está en crisis por diferentes motivos. El desgaste de sus jugadores es evidente, ya que muchos de ellos están participando en la Youth League y tienen que llevar el peso en dos competiciones exigentes. Demasiada responsabilidad. La sangría de goles que encaja el filial es galopante. Sólo el Sabadell y el Espanyol B reciben más dianas que el Mestalla.

Grau no da con la tecla y eso que la inversión de esta temporada ha sido fuerte para intentar que el Mestalla luche por el ascenso. Hace justo dos años, el equipo peleó hasta el final por subir a Segunda. Llegó a disputar el playoff, una meta ahora imposible para el primer proyecto de Pablo Longoria.

Carlos Soler y Ferran Torres, en su momento la bandera del filial, fueron los últimos productos de la Academia en dar el salto. Ahora parece complicado que algún jugador derribe la puerta del primer equipo. En el filial, sólo está destacando Kangin Lee, que debutó con Marcelino en Copa ante el Ebro. Ni siquiera Racic, por el que se desembolsaron 2 millones de euros, marca las diferencias. Ahora, el filial se ha reforzado con el lateral Óscar Arroyo, del Conquense. Se han pagado 20.000 euros y suplirá al lesionado Marc Ferris. El Mestalla es la otra herida que tiene abierta el club.