OVIEDO 2 - SPORTING 1

Un Oviedo intenso somete al Sporting y deja tocado a Baraja

Dos goles en el primer cuarto de hora ponen tierra de por medio. Tras el gol de Carmona, resistieron los azules, firmes atrás.

El Oviedo salió a por el partido y el Sporting se vio en medio de la tormenta, con la única idea de buscar un refugio donde esperar a que cesara el temporal. Pero los de Anquela fueron un vendaval en el inicio que se llevó por delante cualquier camiseta rojiblanca. Los dos goles de renta en el cuarto de hora inicial (2-1) le sirvieron a los de Anquela para quedarse otra vez con el derbi asturiano, a pesar de que Carmona recuperó el interés en el último cuarto de hora.

El primer gol, minuto 5, es el mejor ejemplo de la puesta en escena de uno y otro. Folch, Alanís y Tejera tocaron la pelota en tres disputas en el área sportinguista. Ibra, cerca del área pequeña, remató de tijera a la red, imposible para Mariño. Seis minutos después llegó el segundo golpe. Este, en vuelo directo, sin escalas. Centró Berjón y cabeceó Alanis pleno de confianza. Antes del testarazo del 2-0, Berjón pudo anotar en un mano a mano del que salió victorioso Mariño.

Los dos guantazos dejaron al Sporting grogui. Su único acercamiento en el primer acto fue un chut lejano de Salvador. Perdió el Oviedo a Berjón al descanso, tocado por la lesión que arrastraba, y el equipo se quedó sin su referencia arriba. Optaron a los azules por esperar y salir. Pero el acierto fue visitante. Forlín arrolló a Neftalí a los 73’ y el árbitro decretó penalti. Carmona transformó para ponerle picante al derbi.

Intentó adelantar líneas el Sporting, más por fe que por fútbol pero su única opción fue un disparo flojo de Djurdjevic. El 2-1 hizo estallar el Tartiere con la victoria que mejor sabor deja. Anquela respira y Baraja teme por su futuro.


Anquela: "Pudimos cerrar el partido en la primera parte"

"No veo fácil ganar nunca. En la primera parte pudimos cerrar el partido. Hicimos dos goles y tuvimos algunas oportunidades más para ampliar la renta. Pero sabía que después nos tocaría sufrir. No supimos leer en algunas fases el partido y era lógico que el Sporting tuviera un arreón".


Baraja: "No estuvimos a la altura"

"Me duele el resultado, no estuvimos a la altura de las expectativas. Pero no pienso más allá de eso. No creo que mis jugadores no hayan puesto todo, pero ha habido dos acciones que por falta de concentración o acierto del rival te llevan a un 2-0 en contra. No me rindo, no va con mi forma de pensar".