CELTA-REAL MADRID

Vinicius vuelve a Vigo, donde enseñó el escudo a lo Cristiano

Marcó de falta en el Campo Municipal de Barreiro ante el Celta B (1-1). Poco después fue expulsado por doble amarilla y con la grada en contra de él.

Sábado 20 de octubre, Valdebebas. Vinicius amanece en la residencia del primer equipo con la ilusión de ir convocado para el Madrid-Levante. Venía de haber debutado dos minutos ante el Atlético, diez minutos contra el Alavés y 117 minutos con Brasil Sub-20. Parecía que iba cogiendo el punto de cocción adecuado para Lopetegui. Pero se quedó fuera de la lista por sexta vez en 11 partidos posibles. Una hora antes, el Castilla ponía rumbo por carretera hacia Vigo para jugar en el Campo Municipal de Barreiro ante el Celta B. En ese trayecto de seis horas en autobús comunicaron a Solari que Vinicius volaba en avión para ser su refuerzo de última hora.


El Madrid perdió aquel sábado 1-2. Y en los informativos dominicales, además de la crisis de la era Lopetegui, se hablaba del golazo de falta de Vinicius ante el Celta B (1-1) y su posterior expulsión. Se fue del campo a regañadientes y señalándose el escudo a lo Cristiano. El árbitro tinerfeño Alexander González González interpretó que simuló una falta y le sacó la segunda amarilla. La grada se cebó con él porque, tanto en la celebración del gol como cuando abandonó el campo, no paró de mirar al público y enseñar su camiseta. Al final, Apelación le quitó la suspensión. Mañana el escenario cambia. Su plan de viaje también. No irá en bus como aquel día. Vinicius volverá a hacer la ida y vuelta en avión, pero acompañado de sus compañeros. Pasará del 101x65m de Barreiro al 105x70m de Balaídos. Y de los pitos de 1.500 aficionados a los de 25.000...