REAL MADRID

El Madrid tiene el peor balance de goles en las primeras partes

Bale se lamenta de una ocasión fallada en el partido ante el Valladolid.

Rubén Albarrán

PRESSINPHOTO/GTRES

El equipo de Solari ha marcado 4 y recibido 10. Con los resultados al descanso, solo tendría once puntos. El año pasado, a estas alturas, 14 a favor y 4 en contra.

Al Real Madrid le cuesta entrar en los partidos. Más bien, es el equipo al que más le cuesta de toda la Primera División. Con solo cuatro goles a favor y diez en contra en las primeras partes, el conjunto blanco suma el peor balance de toda la competición, igualado con el Huesca y el Eibar, que han marcado y recibido exactamente los mismos goles.

En seis de los once partidos disputados en el campeonato nacional liguero, el Madrid ha encajado al menos un gol. En el Pizjuán, se encajaron tres. Levante y Barcelona celebraron dos antes del descanso. Athletic, Girona y Leganés también encontraron su botín, aunque solo en una ocasión.

Más preocupante aún parece la falta de puntería. El equipo de Solari no ha marcado dos goles en ninguna primera mitad en lo que va de Liga. Además, jugadores llamados a marcar las diferencias como Isco o Benzema no han visto portería hasta pasado el minuto 45. Los únicos anotadores han sido Bale, Asensio, Ramos y Carvajal.

Eso sí, a pesar de todo, el Real Madrid suma un balance positivo a 90 minutos: 16 goles a favor y 14 en contra. Es decir, en las segundas partes, el equipo madridista ha marcado doce dianas y tan solo ha encajado cuatro. 

De hecho, si no fuera por el resurgir de las segundas mitades la situación del club sería aún más crítica. Ahora mismo, 17 puntos avalan al Real Madrid en la sexta posición de la tabla, pero solo sumaría once si los partidos duraran 45 minutos.

Esta misma jornada, Vinicius y Ramos rescataron dos puntos en la recta final. En la 3, fue Benzema el salvador con un doblete ante el Leganés. En Montilivi, el delantero francés y Gareth Bale fueron los que abanderaron el recital madridista. Un cabezazo de Isco hizo sumar  uno en la Catedral.

Solo en una ocasión los blancos lamentaron no haber cerrado el partido con el marcador de la primera mitad. Fue en la jornada 8, cuando Manu García anotaba sobre la bocina el tanto del triunfo del Alavés.

Diferencia abismal con la 2017/18

Si bien es cierto que esta temporada el Real Madrid está un punto más cerca del Barcelona de lo que estaba la pasada campaña a estas alturas, la diferencia en el bagaje de goles en el primer tiempo es demoledora.

En la Jornada 11, los de Zidane habían marcado 14 goles antes del descanso y tan solo habían recibido 4. Es decir, anotaron diez más y encajaron seis menos. A final de temporada, el balance global fue estratosférico: 51 a favor y solo 16 en contra.

0 Comentarios

Normas Mostrar