LAS PALMAS

Timor: "Venir a Las Palmas fue únicamente decisión mía"

Timor: "Venir a Las Palmas fue únicamente decisión mía"

Carlos Diaz-Recio

DIARIO AS

29 años le contemplan, cumplidos este miércoles. "Si uno rinde bien, da igual que tenga 30, 35 ó 22", confesó el centrocampista.

29 años le contemplan, cumplidos este miércoles. Pendiente de su madre, delicada de salud, se sienta con AS para hablar de fútbol, vida y familia. Pasan Cala, vecino y amigo, y De la Bella, “un cacho de pan”. Se nota buen ambiente en un vestuario, sin embargo, “preocupado”. Pero nada de crisis.

A los futbolistas se les considera viejos, o veteranos, cuando rondan los 30 años. Usted cumple hoy (por ayer), 29. Felicidades.

Puede ser... Cuando pasas los 30 ya te ven más viejo que joven, pero eso se tiene que ver dentro del campo. Si uno rinde bien, da igual que tenga 30, 35 ó 22. Al final es cuestión de rendimiento.

Lleva casi dos meses en Gran Canaria. ¿Cómo se encuentra en un lugar tan distinto a Girona, su anterior hogar?

Es totalmente diferente. Estás aún más lejos de casa, y sí que es un cambio importante. Cuando llegué todo fue muy bien y acompañaron los resultados. Todo iba genial.

Cuando el equipo gana, hasta la vida parece mejor...

Iba todo mejor. Pero no estoy pasando un buen momento por un tema familiar, y por eso se hace más duro. Al llegar todo iba genial: la semana que llegué, debuto y ganamos 4-1. La siguiente me dan esta noticia y todo cambia. Pero me he adaptado bastante bien, igual que mi mujer y mis hijas en el colegio y en la vida aquí, que es muy diferente. Estoy a gusto. Ahora solo falta volver a ganar para seguir bien.

Su mudanza implicó también a su familia. El apoyo de su mujer e hijas debió resultar decisivo para un cambio de vida tan radical.

Si estás soltero haces las maletas y te vas donde quieras. Pero cuando llevas una familia detrás y en este caso dos niñas pequeñitas, lo tienes que pensar. Es algo que también estuve valorando, pero mi mujer siempre me dice que tenemos que ir a donde yo me sienta más valorado, más a gusto. Y en este caso era venir aquí. Teniendo esa estabilidad familiar es como mejor me encuentro y donde más puedes rendir. Si no la tienes esa no estás 100% centrado en lo que debes, y no puedes rendir igual, como ahora.

¿Cuándo empezó a tener noticias del interés de la UD?

Viene de lejos, cuando acabó la temporada en Primera. E incluso en Segunda. A mediados de junio recibo una llamada de mi representante (Pedro Bravo), diciéndome que están interesados. Luego me llamaron Toni (Otero) y el míster (Manolo Jiménez), y ahí empieza. Todo se alargó hasta el final. Desde un principio dije que me gustaban la idea y el proyecto, me ilusionaba venir aquí, pero no iba a ser fácil porque tenía dos años más en Girona. Había que ver cómo iba la pretemporada y lo que pensaba el míster nuevo (Eusebio). Se complicó más porque al llegar allí y al volver de Inglaterra el míster me dijo que no quería que me fuera, que confiaba en mí, y es cuando Las Palmas pegó un arreón más. Hizo otra oferta, mejor que la anterior. Siguieron mostrando tanto interés o más, y eso fue lo que me hizo decidirme por venir aquí.

Venía de ser titular en Girona.

Es que tenía toda la confianza del entrenador. No quería que me fuera, pero también entendía mi situación cuando le conté la propuesta de Las Palmas. Al final fue decisión mía el querer salir de allí y venir aquí.

Lo hizo además firmando por cuatro temporadas, lo que implica una importante estabilidad profesional y familiar.

Una de las cosas es el contrato largo que me ofrecía Las Palmas y conseguir una estabilidad en un sitio donde, si todo va bien, se puede vivir muy bien y estar a gusto. Eso es lo que vengo buscando.

La UD acumula tres partidos sin ganar, sin marcar y con un bajón en su juego. ¿Hay preocupación en el vestuario?

Claro que sí. No es normal que estemos tres partidos sin ganar. Tras la última derrota, que fue bastante dura, creas dudas, empiezas a pensar, pero puede ser una de las rachas malas que van a pasar todos los equipos. Para reforzarme, lo que intento pensar es que ojalá la pasemos ahora y no vuelva a suceder. Así, cuando le pase a otros equipos iremos hacia arriba. Son rachas. Ahora debemos estar unidos, rectificar errores y tirar todos para adelante.

¿Cómo se siente a nivel deportivo? Desde que llegó lo ha jugado todo.

Desde el primer partido he tenido la confianza del entrenador, y espero devolvérsela partido a partido. Está claro que todos tenemos partidos mejores y peores. Intento dejármelo todo en el campo, y unas veces estoy más acertado y otras, menos. Pero no quiero que se dude de mi compromiso ni de mi entrega en el campo porque es algo que voy a dar siempre.

Por su posición en el campo, ¿cómo se encuentra más cómodo? ¿Con el fútbol de posesión/posición o en otro de ida y vuelta, más intenso?

Me gustan todos los estilos. Intento adaptarme lo más rápido posible a lo que el partido demande, y eso es lo que nos ha faltado en estros tres partidos. Hay que proponer un juego bonito, vistoso, pero si no se puede hay que estas juntitos, como por ejemplo en Extremadura. No se hizo un partido vistoso pero se sacó lo que se tenía que sacar.

El ejemplo de Almendralejo ha sido muy utilizado.

En ningún campo vas a ganar solo con el escudo o los nombres. Hay que salir a igualar la intensidad que te proponen todos los equipos en Segunda e ir viendo cómo se desenvuelve el partido. Los hay en los que tendremos más posesión, más espacio, y otros en los que estar más juntos. Lo que no hay que hacer es dejar espacios como en Almería. Hay que saber jugar a todos los estilos. Está claro que en casa dominaremos más.

El partido de Almería aviva el debate del VAR. ¿Lo pondría usted en Segunda División?

Sí (rotundo). Lo he vivido este año dos jornadas en Primera, y creo que es beneficioso para fueras de juego o jugadas dudosas. Habrá veces que nos perjudique y otras que no, pero llevamos un par de errores que te pueden cambiar el partido. En Almería te pones pronto 1-0, y te condiciona. Si estuviese el VAR ese gol no subiría al marcador. Después se nos anula a nosotros otro gol. El VAR ayuda más que perjudica, y estoy convencido de que si lo meten en Segunda será favorable para todos.

El Málaga le saca siete puntos a la UD, precisamente el único equipo que le ha ganado. ¿Escuece esto en la caseta?

Hay que coger como referencia ese partido. No fue muy vistoso, pero estuvimos bien en todas las líneas, se trabajó mucho y al final lo sacamos adelante. En Segunda habrá muchos partidos así. El juego no fue vistoso, pero se ganó y es lo que hay. Hay que ganar como sea, jugando bien o mal. Si se hace bien mejor para todos pero al final, lo que el aficionado y nosotros queremos son los tres puntos cada semana y estar lo más arriba posible.

¿Nota una motivación extra de los rivales de Las Palmas por ser este el equipo a batir?

Sí que se nota. Y es normal, pues cuando estás en un equipo “inferior” al que te enfrentas siempre das un plus más porque sabes que, si no estás a la altura, te pueden ganar más fácil. Tenemos que intentar igualarlo en todos los partidos porque, con la calidad que tenemos, si igualamos la intensidad vamos a tener opciones de ganar la mayoría de los partidos.

0 Comentarios

Normas Mostrar