BARCELONA 1 - ATHLETIC 1

1x1 del Barça: la rabia de Messi evita la gran debacle

Salió en la segunda parte para resolverle la papeleta a Valverde. Lo hizo solo en parte porque apenas contó con 35 minutos. El equipo anda muy justo de fondo de armario.

Ter Stegen: Extrañamente cometió muchos errores a la hora de repartir juego con los pies. En el gol del Athletic no pudo hacer mucho más. El rival apenas le inquietó en la segunda parte.

Semedo: Gracias a su rapidez evitó que Williams acabara de sentenciar el partido. En ataque se prodigó más que en otras ocasiones. Le sigue faltando un poco más de consistencia en su juego.

Piqué: Ejerció de capitán hasta que Sergio Busquets saltó al campo. Al menos es de los que nunca se esconde y cuando las cosas van mal dadas intenta tirar del equipo. Esta vez no cometió ningún error de bulto.

Lenglet: El francés sigue sin acabar de convencer. La noticia es que en esta ocasión acabó el partido. Excesivamente lento, tuvo más de un problema para cerrar en defensa. Piqué tuvo que hacerle la cobertura en más de una ocasión. Está claro que para Valverde tiene un serio problema para el partido ante el Tottenham porque Clément no está dando signos de suficiente fiabilidad ni compenetración.

Alba: Partido correcto del lateral izquierdo, que no empezó a tener protagonismo hasta que su socio Messi se presentó en el campo. Con Coutinho aún no tiene los automatismos cogidos. En todo caso no se le puede poner ningún pero a su esfuerzo y sacrificio.

Sergi Roberto: Jugó de pivote defensivo cumpliendo sin más. Está claro que todas las comparaciones son odiosas y el titular de esa plaza es inigualable. Perdió pocos balones e intentó dar fluidez al juego. Al principio se salió con la suya, pero poco a poco su juego se fue difuminando. Tuvo que ser sustituido nada más empezar la segunda parte por culpa de un ‘bocadillo’ en su pierna.

Rakitic: El croata no está fino. Eso es evidente. No está con la frescura y capacidad de generar juego con el que llegó al Mundial de Rusia. Aun así su presencia en el campo siempre es una garantía de trabajo gris y oscuro. Tuvo una gran oportunidad cuando el partido ya se estaba prácticamente muriendo, pero envió el balón fuera ante la presencia de Unai.

Arturo Vidal: Su mejor partido hasta ahora. En los minutos que estuvo en el campo dio un recital de juego agresivo, en el buen sentido de la palabra, recuperando muchos balones y evitando las transiciones del rival. Además gracias a su ímpetu evitó un gol cantado de Williams cuando había superado ya a Ter Stegen. Su único problema es que sigue ralentizando en ocasiones el juego, pero está mejorando en ese aspecto.

Dembélé: El francés está encontrando en los últimos partidos muchos problemas para desplegar su juego. Sigue perdiendo muchos balones ante la desesperación de una grada que si bien aún no ha perdido la paciencia del todo, empieza a avivar un ‘runrun’ cuando el delantero tiene la pelota. Tras una primera parte bastante decepcionante, tuvo buenos momentos en la segunda parte, con acciones desde la banda derecha y centros interesantes. Valverde lo iba a cambiar en el minuto 60 pero decidió mantenerlo un poco más en el campo ante el ímpetu del jugador.

Suárez: Lo de siempre últimamente en el delantero uruguayo. Mucho trabajo, mucha garra, mucho sacrificio, mucho coraje, pero al final en el cómputo global cero goles. Tuvo una gran ocasión tras una enorme asistencia de Arturo Vidal, pero el charrúa tiró al muñeco. A un jugador de su nivel siempre hay que exigirle mucho más.

Coutinho: Su rendimiento es tan irregular como complicado de analizar en cada partido. En su haber: un larguero, desbordes, asistencias y continuidad en el juego; en su contra: falta de intensidad en los últimos metros, desaparición en algunas fases del partido e inconsistencia en algunas acciones. Está claro que Phillippe es un grandísimo jugador, pero no parece el señalado para echarse al equipo a sus espaldas si un día las cosas se tuercen y no está Messi.

CAMBIOS

Sergio Busquets: Su entrada en el campo dio equilibrio y fluidez al juego cuando más lo necesitaba el equipo ya que el Athletic se había instalado en su área y parecía inexpugnable de meter mano. Siempre buscando la salida más aseada de balón, cometió algún error por culpa de las prisas y la precipitación.

Messi: Salió al campo ovacionado en plan salvador y casi lo consigue. Al menos logró que el equipo no se fuera del Camp Nou con una derrota. Y lo logró gracias tanto a su carácter como su talento. Se le vio al argentino con una rabia inusual, consciente que el partido se les estaba escapando. Estrelló un balón al poste en un remate de una potencia estremecedora y acabó dando una asistencia a Munir para que solo pusiera el pie y batiera a Unai.

Munir: Marcó el gol que evitó que se consumara el desastre. Solo por eso se puede afirmar que cumplió con creces con el objetivo. Se colocó en la banda derecha con la idea de abrir más el campo.

 

S

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar