LEGANÉS

Dani Ojeda, de fichaje discreto a Pichichi veraniego del Leganés

Dani Ojeda, en su presentación como futbolista del Leganés.

@cdleganes

Twitter

El extremo canario suma tres dianas, las mismas que Carrillo. Llegó procedente del Lorca tras el descenso a Segunda B. Ha sabido aprovechar sus oportunidades.

Dani Ojeda lleva cosida a las botas la misma picardía descarada que muestra en su perenne sonrisa. Nadie se la borra. La sonrisa. La picardía. En Leganés emana felicidad. Es fácil descubrírsela. Cuando juega se le nota cómodo. Derrocha descaro. Repite actitud en las distancias cortas. “Sí tío, muy contento”, le respondía hace unos días, tras un entrenamiento, a un aficionado pepinero que le pedía una foto con su chaval mientras le cuestionaba si se encontraba bien al sur de la capital. Mal no debe de estar.

Este canario de 23 años se ha convertido en una de las sorpresas en la pretemporada del Lega. Por ahora es pichichi de los blanquiazules en lo que llevamos de verano. Suma tres goles, las mismas dianas que la estrella del equipo, que el ariete argentino Guido Carrillo. La diferencia es que uno, Ojeda, llegó de puntillas. Fichaje discreto. Carrillo lo hizo con la promesa de convertirse en la máxima referencia de los pepineros. De ahí la sorpresa. De ahí su sonrisa.

Del naufragio, a Primera

En Butarque Ojeda aterrizó sin mucha purpurina. Nada de grandes fastos o rimbombantes ecos mediáticos. Su presentación, por ejemplo, fue conjunta. La compartió con Rodrigo Tarín, otro de los futbolistas (éste del Barça B) que el Leganés ha incorporado este verano procedente de la Segunda División. Ojeda jugó el curso pasado en el Lorca que descendió a Segunda B y que ahora no tiene muy claro cuál será su destino. Su existencia en sí mismo peligra.

Ojeda observa el naufragio desde la distancia, ya a salvo del peligro. Ser el mejor del equipo el curso pasado ha sido su salvavidas. Disputó 33 partidos y marcó 7 goles. No está mal para un extremo polivalente, virtud que ha explotado para, aprovechando la ausencia de Szymanowski, lesionado, lucirse en el costado zurdo de los pepineros.

Ahora está por ver si todo este rendimiento le sirve para continuar en el equipo. La sombra de una cesión ha planeado desde que llegó a Leganés, aunque ser dueño de un dorsal del primer equipo pese a estar en edad sub-23 (luce el 18) podría ser buena pista de que no saldrá. De que seguirá en Butarque. De que su sonrisa perenne continuará luciendo al sur de la capital.

0 Comentarios

Normas Mostrar