ATLÉTICO DE MADRID

Luces y sombras en los colombianos del Atlético

Luces y sombras en los colombianos del Atlético

GRAHAM STUART

AFP

Falcao y Perea dejaron huella como rojiblancos, pero Tren Valencia y Jackson Martínez fracasaron estrepitosamente.

Santiago Arias llega al Atlético de Madrid para ocupar la vacante dejada por Sime Vrsaljko en su marcha al Inter de Milán y pelear por el puesto de titular en el lateral derecho de la zaga rojiblanca con Juanfran Torres. El futbolista de 26 años se presenta con el premio de mejor jugador de la temporada 2017/18 en la Eredivise con el PSV Eindhoven, club donde ha militado las últimas cinco temporadas y con el buen nivel mostrado en el Mundial de Rusia con Colombia.

Con su fichaje recién confirmado, Arias se convertirá en el quinto futbolista colombiano en militar en el Atlético de Madrid donde en sus cuatro predecesores hubo un 50% de éxito y un 50% de fracaso. El primero en llegar fue Adolfo ‘Tren’ Valencia en la temporada 1994/95. El delantero cafetero está considerado uno de los peores fichajes de la historia del Atlético después de las expectativas con las que aterrizaba en el Vicente Calderón tras fichar desde el Bayern de Múnich. Disputó 24 partidos, marcó seis goles y levantó las iras de Jesús Gil en múltiples ocasiones, donde el expresidente rojiblanco llegó a declarar que “al negro le corto el cuello. Me cago en la puta madre que parió al negro. Ya estoy harto de aguantar. Cuando no veo actitud me cargo a mi padre”. El jugador salió rápidamente regresando a su país natal para jugar en el Santa Fe y Deportivo de Cali. Volvería a Europa a jugar en el Reggina italiano y en el PAOK griego.

El siguiente colombiano en jugar en el Atlético fue Luis Amaranto Perea. Firmó en la temporada 2004-2005 procedente de Boca Juniors y se acabó ganando el cariño y el respeto de la grada hasta convertirse en el jugador extranjero con más partidos en la historia del club (314 encuentros), hasta que recientemente le superó Godín (350). Como central y lateral derecho destacó por su potencia y velocidad y con Pablo Ibáñez formó una gran dupla defensiva durante años. Con el paso de los cursos sus despistes se volvieron más habituales, pero sus ocho temporadas en el club fueron de gran recuerdo para el aficionado ganando dos Europa Leagues y una Supercopa de Europa.

En la última temporada de Perea (2011/12), coincidió Radamel Falcao, que desembarcaba a orillas del Manzanares procedente del Oporto a cambio de 40 millones. El tigre demostró ser un punta voraz capaz de hacer goles con suma facilidad y de rematar en el área casi en cualquier circunstancia. En sus dos temporadas ganó una Europa League, marcando dos goles en la final contra el Athletic, una Supercopa de Europa, logrando un hat-trick frente al Chelsea y una Copa del Rey donde asistió a Diego Costa para vencer al Real Madrid. Jugó 91 partidos y vio puerta 70 veces confirmándose como uno de los puntas más letales de la historia del club. Finalmente saldría traspasado al Mónaco como uno de los mejores nueves del Mundo.

El Atlético intentó repetir el golpe de efecto en la temporada 2015/16 volviendo a acudir al Oporto para fichar a su punta, Jackson Martínez, pero el fichaje por 37 millones resultó un fracaso. El punta llegó con el cartel de sucesor de Falcao con los 32 goles conseguidos en 44 partidos la temporada anterior en el equipo portugués, pero no consiguió cubrir las expectativas y salió en febrero con destino a China. Jackson disputó 22 encuentros con la camiseta rojiblanca y tan sólo logró ver puerta tres veces.

Mención aparte merece el técnico Francisco Maturana, incorporado por Jesús Gil en el verano de 1994 pero cesado en noviembre de ese mismo año tras dirigir tan sólo 10 partidos. Ahora llega Arias como quinto futbolista del Atlético consciente de que dos de sus compatriotas acabaron como historia del club y otros dos se estrellaron completamente hasta salir del equipo por la puerta de atrás.

0 Comentarios

Normas Mostrar