LITERATURA Y FÚTBOL

Feria del Libro 2018: “El libro deportivo se vende y mucho”

La caseta de Libros del KO en la Feria es la 169

Javier Gandul

Se vive en la caseta de ‘Libros del KO’ y su fútbol para leer. Su colección sobre fútbol, Hooligans Ilustrados, son como cromos.

Todo comenzó en Enric González. En Enric González unos meses después de aquel Festival de Benicassim (FIB) de 2011 en el que Álvaro y Emilio se conocieron. Crear una editorial especializada en periodismo y crónicas fue una de esas “ideas locas” de una noche. Lo cuenta Alberto Sáez (Madrid, 1977), tercero en esta historia, la de Libros del KO. Siete años después, juntos, le han cambiado el paso al libro deportivo. A su lado va más rápido. Esta Feria del Libro en Madrid es botón.

Pero, antes, Alberto vuelve al pasado, a ese 2011, a Enric González. “Álvaro y Emilio congeniaron. Su idea loca fue crear algo que rellenara ese hueco que había: una editorial que cubriera de forma específica el género crónica. Había, estaba dentro de otras colecciones, pero no existía de forma exhaustiva”. Entonces, Emilio, que trabajaba en la Revista Traveler, hizo un viaje a Jerusalén y buscó a Enric González. En la boca esa propuesta: que escribiera un libro para ellos, para Álvaro, Alberto y él. “Le dijo que ‘ni de coña’, que ya tenía editor”. Pero Emilio, que con eso ya contaba, le ofreció un Plan B: “Sabía que Enric no iba a rechazarlo. Era escribir un librito personal del equipo de fútbol de sus amores, el Espanyol”. Y no, a eso no dijo que no. Acababa de nacer Libros del KO. El de Enric, Una cuestión de fe, fue el primero de la colección Hooligans Ilustrados. Es una de sus señas.

Ante ella se detienen los clientes en esta Feria y recitan sus títulos como si fuera una propia liga de fútbol. Está el Madrid (Grupo Salvaje, Manuel Jabois), está el Atleti (Yo me voy al Manzanares, Julio Ruiz), está el Barça (Una insolencia, Marcos Abal). Pero esta es una Liga que va más allá. No sólo es fútbol, es literatura. Y ahí entran equipos como el Castellón (Enrique Ballester, último hit), Córdoba (Antonio Agredano), Depor (Nacho Carretero, de los más vendidos). “Porque el fútbol es la infancia y estos libros de equipos más modestos congregan toda la épica de los recuerdos de tanta gente. Las horas de autobús por ver un playoff y volver herido por la derrota. Es muy difícil no sentirse identificado”. Imposible más bien.

Libros del KO es inmune a ese dicho común entre los editores: “Los libros de deporte no venden”. “En nuestro caso es absolutamente mentira: venden y mucho”. Lo escrito, esta Feria puede dar fe. “Mira que ha llovido y que no podemos vender Fariña (libro secuestrado, ellos son sus editores), ahora mismo (ahora es lunes, última semana) ya vamos mejor de ventas que todo el año pasado”. Y no sólo por esos libros de formato pequeño, los de los equipos de fútbol, que se compran por siete euros, se leen en dos horas y se coleccionan como si fueran cromos, también por su compilación de crónicas de boxeo de Manuel Alcántara, por ese libro de la historia del Tour, Plomo en los bolsillos, que lleva 10.000 ejemplares vendidos, 9 ediciones y es la joya de esa idea loca que nació en 2011, en un FIB, con Enric González, para demostrar siete años después que el fútbol no sólo se vive, también se lee. “Y cada vez más”. Palabra de Alberto: fue economista antes que editor y sabe de números.

0 Comentarios

Normas Mostrar