Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Masters 1000 Cincinnati
  • WTA Cincinnati
Liga Holandesa
EN JUEGO
Heracles Heracles HCL

0

PSV PSV PSV

2

FINALIZADO
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

2

Willem II Willem II WII

3

FINALIZADO
Twente Twente TWE

3

Waalwijk Waalwijk WAA

3

FINALIZADO
AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

0

Groningen Groningen GRO

0

FINALIZADO
Feyenoord Feyenoord FEY

1

Utrecht Utrecht UTR

1

Masters 1000 Cincinnati
FINALIZADO
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
6 3 3
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
3 6 6
WTA Cincinnati
EN JUEGO
svetlana_kuznetsova Svetlana Kuznetsova Svetlana Kuznetsova
5 4
madison_keys Madison Keys Madison Keys
7 3

REAL MADRID

El PSG fija el precio de Neymar en 260 millones de euros

Un emisario del Madrid se ha visto dos veces con él en Brasil. Florentino quiere apurar todas las opciones del Madrid para fichar al crack.

Detrás de cada foto hay una historia. Y la historia que les vamos a contar hoy ocurrió el pasado 22 de marzo, en el pequeño municipio de Mangaratiba, a una hora en coche del centro de Río de Janeiro. Ahí, en la lujosa mansión que Neymar compró hace año y medio por unos ocho millones de euros, el que es a día de hoy todavía jugador del PSG se sacó un selfie con Vinicius Junior . Ambos lo colgaron en sus redes sociales sin darse cuenta de que acababan de causar un gran problema al Madrid. Fue un encuentro que nunca se debería de haber hecho público. Porque no fue un encuentro casual...

Vinicius había sido llevado a la casa de Neymar por un emisario del Real Madrid, que quería que ambos “se conocieran mejor”. Con la foto una vez publicada y viralizada, al club y al staff del internacional brasileño no les quedó otra alternativa que vender la historia de que era un encuentro entre amigos.

Se trataba de la segunda vez que se veían. “Nadie puede saber que estoy en Río”, dijo el representante merengue a más de una persona durante su paso por la ciudad. Pero, como decimos los cariocas, “Río es un pueblo”. Y la gente habla. Según pudo saber As, este no fue el primero ni el único encuentro entre Neymar y su círculo con el emisario del Real Madrid en el mes de marzo, cuando Neymar estaba en Brasil recuperándose de su cirugía en el pie derecho. Fue visto dos veces en la urbanización de lujo del delantero, además de haberse encontrado también con Ronaldo Nazario, gran aliado blanco para convencer a Neymar y que tiene actualmente residencia dividida entre Río de Janeiro y Madrid.

Tentativa. Detrás de estos encuentros está la obsesión de Florentino en fichar a Neymar. Un tanteo que comenzó desde el club hace doce años, cuando Neymar era un niño y se entrenó durante dos semanas con el Real Madrid infantil y estuvo a punto de venir por tan sólo 60.000 euros. Cinco años después, cuando ya era una estrella en el Santos, el club blanco estaba con las negociaciones bastante avanzadas cuando apareció el Barcelona y pagó 40 millones al padre de la entonces incipiente estrella, operación que ató al jugador para que viniera prácticamente libre en el 2013 y por la que ambos tienen hoy que responder ante la justicia española.

Florentino cree que a la tercera va la vencida y ha ido con todas sus fuerzas a por la estrella brasileña, que no se ha adaptado a París y desea desesperadamente volver a España. Se dice que la operación está tasada en 260 millones (según informó El Chiringuito), números superiores a los 222 millones de euros que el club parisino desembolsó para pagar la cláusula del contrato que el delantero tenía con el Barcelona.

Neymar regresó el pasado viernes a París, donde pasa por la última etapa de su recuperación. Aunque tanto club como jugador ya hayan dejado claro que no existe intención ni posibilidad de que el delantero vuelva a jugar esta temporada con el PSG. Todo el trabajo que está haciendo es con un solo objetivo, llegar lo mejor posible al Mundial de Rusia que empieza dentro de cinco semanas. Todavía queda mucho por hacer en la negociación, pero la gente cercana al futbolista lo tiene claro. Si dependiera del jugador y del Madrid, aquel partido ante el Marsella, cuando Neymar se rompió el pie, habría sido el último suyo con el PSG.