Quique acabará la Liga

ESPANYOL

Quique acabará la Liga

Quique Sánchez Flores.

Rodolfo Molina

El técnico seguirá salvo descalabro en Girona mientras que el club negociará su adiós a final de curso. La plantilla se reunió una hora sin el entrenador.

La situación deportiva del Espanyol es decepcionante, aunque nadie en la entidad duda de la permanencia del equipo. Para que ese descenso pueda producirse, el conjunto blanquiazul debería sumar solo dos puntos de los 15 en juego mientras que el Deportivo, que se mide esta noche al Leganés, estaría obligado a ganar al menos 12 con un calendario salvaje: Leganés, Real Madrid, Celta, Villarreal y Barcelona. Una carambola que sería histórica.

De puertas para adentro, la dirección deportiva cuenta las horas para que finalice el curso y a su vez la etapa de Quique Sánchez Flores en el banquillo. No se valora un despido porque el principal objetivo de la entidad es no desembolsar los cuatro millones de euros que costaría su adiós. Esperan desde el club que los ánimos se calmen y que la racha negativa se corte este domingo ante el Girona. De seguir coleccionando derrotas, se mantendrá la fórmula que ya se hizo en la etapa de Constantin Galca, cuando el Espanyol coqueteó con el descenso. Chen Yansheng, ya presidente del club en aquella época, apostó porque finalizase la temporada. Solo un descalabro mayúsculo haría cambiar de opinión.

En la jornada de ayer se produjeron distintas reuniones después de la digestión del partido ante el Eibar (0-1). La plantilla permaneció sin los técnicos una hora encerrada en el vestuario hablando de la situación y de la falta de confianza que está mermamdo el rendimiento. Los jugadores que ya han vivido situaciones de este tipo están alerta por lo que pueda pasar en los próximos partidos, conscientes de que el equipo ha llegado a un momento complicado al tramo final y de que se antoja obligatorio conseguir cuanto antes la salvación matemática para no alargar esta agonía.

A la sesión del jueves también acudió el vicepresidente Carlos García Pont, quien estuvo observando la última parte del entrenamiento y posteriormente animó a los jugadores y saludó también al entrenador. El presidente Chen mantiene los contactos con la directiva y con el área deportiva para conocer de primera mano cuál es su opinión sobre la situación deportiva.

En el club consideran que la imagen del entrenador empezó a deteriorarse de forma definitiva cuando trascendió su más que posible marcha al Stoke City en enero, algo que el club considera “cosas del fútbol” pero que sirvió para poner bajo foco a Quique. Los malos resultados y el deteriorio paulatino del vestuario con el técnico han acabado por convertir al Espanyol en un conjunto irreconocible y sin rendimiento.

0 Comentarios

Normas Mostrar