REAL MADRID

La jueza interrogó a los asesores fiscales de Cristiano

La Fiscalía exige al portugués que acepte la culpa y pague 29 millones de euros para rebajar su petición de cárcel a una pena de menos de 24 meses de prisión.

La jueza interrogó a los asesores fiscales de Cristiano

Los asesores fiscales de Cristiano Ronaldo llegaron en la mañana de este viernes a los juzgados de Pozuelo para ser interrogados en calidad de investigados por la Magistrada Mónica Gómez Ferrer, que está a punto de cerrar la instrucción del caso y tomar una decisión. La reciente sentencia 374/2017, de 24 de mayo, de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo estableció la 'doctrina Messi', que dicta que a los asesores fiscales les puede alcanzar la responsabilidad penal, no como autores (salvo situaciones extremas), pero sí como partícipes en calidad de presuntos inductores, cooperadores necesarios o cómplices, como se ha comprobado en el caso Xabi Alonso. La misma 'doctrina Messi' también acabó con la 'ignorancia deliberada', al establecer que "cuando se tienen sospechas de la existencia de un posible hecho punible, el ciudadano que es indiferente ante ellas no podrá alegar la ignorancia como excusa". En otras palabras, son responsables de los delitos de defraudación fiscal tanto los que se benefician del fraude como los que conducen o cooperan en el.

Con este panorama se complica la situación judicial de Cristiano. La Fiscalía denunció al jugador por cuatro presuntos delitos fiscales, cometidos entre 2011 y 2014, por un importe total de 14.768.897,85 euros. Esta cantidad se vería incrementada hasta casi los treinta millones de euros cuando se la sumen las multas sobrevenidas y los intereses de demora. El abogado del jugador, José Antonio Choclán, inició conversaciones con Hacienda para cerrar un pacto de conformidad, pero su primera oferta fue rechazada por la Administración por ser "muy insuficiente". Ahora estudia las condiciones de la segunda, mucho más duras porque Hacienda y la Fiscalía no ceden en sus condiciones: exigen que el portugués acepte la culpa y pague casi 29 millones de euros para rebajar su petición de cárcel a una pena de menos de 24 meses de prisión.

Como ya anticipó este periódico, la condición primera para alcanzar un pacto de conformidad es que Cristiano Ronaldo acepte la culpa y asuma el delito fraude como cierto y verdad. El abogado del Estado que representa a Hacienda, Edmundo Bal, es un duro negociador. El simple hecho de que Cristiano acepte pagar la cantidad que se le reclama, unos 29 millones por todos los conceptos, ya supone la aceptación del fraude fiscal, en contra de las informaciones que en su día apuntaron a que se puede pagar sin que ello suponga aceptar la culpa. Esto es algo imposible.

La Magistrada, una vez que los asesores fiscales de Cristiano respondan hoy al interrogatorio de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado, podría dejar el asunto resuelto, con tres posibles escenarios: el menos problable, archivar el caso; el segundo: declarar la causa compleja y enviarla a la Audiencia Provincial de Madrid para que tome la decisión y un tercero: abrir juicio oral al jugador portugués. En este último supuesto, la posibilidad del acuerdo de conformidad sería ya casi imposible y Cristiano se arriegaría a perder un juicio que podría suponerle una multa de más de 30 millones de euros y una petición de pena de prisión de entre ocho y diez años de cárcel.