Competición
  • Copa América
  • LaLiga 1,2,3
  • Liga Endesa ACB
  • Mundial Femenino
  • Mundial Sub 20
0 4
FIN
0 5

COPA ITALIA

El Milán de Gattuso conquista la final de la Copa italiana

El Milán de Gattuso conquista la final de la Copa italiana

ALBERTO LINGRIA

REUTERS

'Ringhio' ha conquistado la final de la Copa eliminando al Lazio tras 180 minutos sin goles y una larga tanda de penaltis, en la que Romagnoli marcó el gol decisivo.

El Milán de Gattuso sigue sumando éxitos: 'Ringhio' ha conquistado la final de la Copa italiana eliminando al Lazio tras 180 minutos sin goles y una larga tanda de penaltis, en la que Romagnoli marcó el gol decisivo.

El descafeinado partido de ida (0-0) quedó en un recuerdo gracias a una gran primera mitad. Los de Inzaghi con Immobile, Luis Alberto y Milinkovic-Savic, golpearon varias veces a Donnarumma, que estuvo muy atento hasta que desestimó un pase largo de Leiva, dejándoselo al punta italiano que pudo disparar con la portería vacía, aunque sin ángulo y sin encontrar el arco.

Los rossoneri respondían con la calidad de Suso entre líneas y con Cutrone, que antes del descanso no aprovechó un rechace de Strakosha tras un lanzamiento de falta de Calhanoglu. El turco abrió la reanudación desperdiciando un gran contragolpe, controlando mal un balón que le habría puesto solo delante del meta rival. La segunda parte fue de más a menos: hubo el mismo buen ritmo de la primera, pero con el paso de los minutos los jugadores (sobre todo los biancocelsti), fueron perdiendo energía e intensidad. Una parada de Strakosha le negó a Calabria su segundo gol consecutivo, mientras que Donnarumma tuvo poco trabajo.

Se llegó así a la prórroga, en la que el Milán se hizo con el control del balón, dejándole a un cansado Lazio apenas algún contragolpe, que no tuvo éxito gracias también a los buenos mecanismos defensivos de Gattuso, cuya zaga lleva 584 minutos sin encajar goles. Cuando los biancocelesti intentaron volcarse al ataque no tenían fuerzas para replegar y, en el 117', cuatro rossoneri se encontraron solos ante Strakosha, pero Kalinic desperdició la enorme y última oportunidad chutando alto.

Se llegó así a los penaltis: después del primero, que Immobile transformó, llegaron cuatro paradas consecutivas, dos por portero. Bonaventura empató el marcador a uno, y despúes de otros seis penaltis realizados, llegó el decisivo error del biancoceleste Luiz Felipe, que disparó fuera. El destino le hizo chutar justo a Romagnoli, hincha laziale desde pequeño, la pena máxima que valió para el Milán la final, que se jugará ante la Juventus el 9 de mayo. Gattuso abrazó orgulloso a sus jugadores, y le sobran los motivos: su equipo lleva 13 partidos seguidos sin perder, y al Milán esto no le pasaba desde 2009. Los rossoneri, gracias a su trabajo y a su garra, están de vuelta.

0 Comentarios

Normas Mostrar