Regional Preferente

Graves insultos racistas y sexistas en un partido de preferente

"Negro de mierda, qué pena que no se pinchase tu patera" o "vete a fregar a tu casa" fueron algunas de las lindezas que escuchó el trío arbitral del Ribadedeva-Nalón, de regional preferente en Asturias.

Graves insultos racistas y sexistas en un partido de preferente
Nalon CF.

El mundo del fútbol está indignado ante este grave incidente sucedido este fin de semana en el partido que enfrentaba al Ribadedeva frente al Nalón, equipos de la regional preferente asturiana. El árbitro del encuentro, Asnake Wolde, junto a sus dos asistentes de banda, Sonia Güeva y Aser Fernández, tuvieron que aguantar los graves insultos racistas y machistas por parte del público local que asistió al encuentro.

El acta arbitral del partido recoge algunas de las salvajadas que escucharon procedentes de un sector de la grada: "Negro de mierda, qué puta pena que no se te pinchó la patera, puto negro de mierda, hijo de la gran puta. Te debió joder la vista el salitre de la patera, negro de mierda, debes de pitar tan mal por la mierda de raza, puto negro". Según el colegiado, sus asistentes también fueron objeto de un público crispado que decidió dar rienda suelta a sus prejuicios.

"Sufrieron un auténtico infierno durante todo el partido", afirmaba el colegiado sobre sus asistentes. En el caso de Aser, por su raza, mientras que Sonia Güeva recibió insultos por el simple hecho de ser mujer. "Qué coño haces, vete a tu casa, subnormal, estabas mejor fregando en tu casa", gritaron desde la grada varias veces. Pero la cosa no acabó ahí y los insultos fueron subiendo de tono: "Línea, y la putita esa de la otra banda que viene contigo, ¿cuánto cobra? Me la voy a llevar hoy para casa a la muy zorra" fue una de las frases que escuchó Aser Fernández con respecto a su compañera.

Según el acta de Wolde, a Aser Fernández le llegaron a amenazar diciendo "me cago en tus putos muertos hijo de la gran puta, te vamos a arrancar la puta cabeza, me cago en el coño de tu puta madre". El propio Wolde dijo haber sentido miedo durante el encuentro por la violenta actitud de la hinchada local: "Tenía decidido suspender el partido en el momento en el que se pasase del insulto a la agresión física. Decidí esperar al final para reflejarlo todo en el acta", señaló tras el encuentro.

Reacciones

Los clubes y varios jugadores no han querido esperar para mostrar su total rechazo ante tales insultos. El Ribadedeva ha publicado un comunicado en el que ha pedido disculpas al trío arbitral. "Nuestra más expresiva repulsa ante insultos de cualquier tipo en un campo de fútbol", señalan. Asimismo, el club advierte que en su plantilla cuentan con un jugador de color, el cual nunca ha sufrido ningún tipo de problemas que tengan que ver con actitudes racistas por parte de la afición, así como "varias mujeres con un puesto relevante dentro del club, como son la tesorera y la secretaria a la par que varias vocales".

Asimismo, desde el club niegan que ningún directivo tuviera consciencia de tales insultos durante el transcurso del partido. "Sólo en el momento de recibir el acta nos vimos sorprendidos por los hechos relatados en el mismo, que creemos se podrían haber cortado si el árbitro se hubiera dirigido al delegado de campo avisando de tales hechos", se defienden, a la vez que aseguran que tratarán de "identificar al posible maltratador" que haya proferido tales amenazas e insultos para "expulsarle como socio, en caso de que lo sea, o prohibirle la entrada al campo".

También el Nalón emitió un breve comunicado al respecto: "Rechazamos enérgicamente cualquier manifestación racista y sexista. ya no en el mundo del fútbol, sino en nuestra sociedad, a la vez que nos solidarizamos con el trío arbitral que tuvo que sufrir dichos improperios a lo largo de todo el encuentro".