LEVANTE-ESPANYOL

Una remontada y una incógnita

Una victoria que queda ensombrecida por la situación del entrenador, pretendido por el Stoke City de forma inminente. Solo en la cabeza de Quique cabe la respuesta.

0
David López y Quique Sánchez Flores.
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Premio a la osadía. No era descabellada la remontada del Espanyol vista la racha del Levante, la mejora del equipo blanquiazul y el engañoso 1-2 de la ida. Para ello el equipo debía dejar a un lado sus miedos y optar por la valentía, y a lomos de ese paso adelante táctico se ha plantado en los cuartos de final de la Copa del Rey. Curiosamente, Quique logra la victoria más holgada fuera de casa en su año y medio de entrenador el día que decide quitarle al equipo la faja. Cuando se arriesga se gana más, seguro, por mucho que en ocasiones se haya insistido en pensar lo contrario.

Sin grilletes. El equipo perico, con su variante del 4-3-2-1 que tan buenos resultados le está dando, salió sin complejos al césped del Ciutat de València. Acostumbrado Quique a plantear los partidos para anular las fortalezas del rival (es su visión del fútbol), el Espanyol se vio obligado a fijarse en sí mismo para remontar. Ese cambio de paradigma parió un partido más dinámico, desatado, y un Espanyol igual de competitivo y con más profundidad en ataque. Dídac ofreció el segundo gol y Navarro llegó varias veces a línea de fondo, incluso David López se descolgaba para entrar en zonas de remate. ¿Por qué no juega el Espanyol sin esos grilletes?

Símbolos. Cambiaron las ideas, más suelto el Espanyol, pero no sus impulsores. Capitán general David López en mediocampo, que le da más átomos al resto de compañeros, y alma Gerard Moreno, cuya asistencia en el 1-0 es una obra de arte, así como su eficacia y pillería aprovechando el mal rechace de Toño en el segundo. Granero y Jurado acompañaron con trabajo y calidad, mientras que Naldo y Hermoso, salvo algunas imprecisiones, se mostraron seguros, como Diego López. No opuso resistencia el Levante, que parecía que la Copa era una piedra muy grande en su deficitaria situación en LaLiga.

Recambios. La Copa siempre abre puertas a jugadores. Dídac, quien ya completó unos buenos últimos minutos en Málaga, también se reivindició anoche con contundencia en defensa y proyección en ataque. Más comedido estuvo Navarro, aún así dejó detalles en ataque aunque Toño fue un incordio en el costado. El equipo mantuvo su estructura y su fiabilidad, la de las últimas semanas, una recuperación que tiene muchas causas, una de ellas el cambio de ideas del técnico.

La incógnita. Una victoria que queda ensombrecida por la situación del entrenador, pretendido por el Stoke City de forma inminente. Solo en la cabeza de Quique cabe la respuesta, pues nadie del club sabe nada. Justo cuando el entrenador ha reconducido la situación y ha cambiado sus ideas, podría dejar el club. Avanza la decisión de junio a enero. Algo que tarde o temprano iba a ocurrir. Saldremos este viernes de dudas.