Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Masters 1000 Cincinnati
  • WTA Cincinnati
Liga Holandesa
EN JUEGO
Heracles Heracles HCL

0

PSV PSV PSV

1

FINALIZADO
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

2

Willem II Willem II WII

3

FINALIZADO
Twente Twente TWE

3

Waalwijk Waalwijk WAA

3

FINALIZADO
Feyenoord Feyenoord FEY

1

Utrecht Utrecht UTR

1

FINALIZADO
AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

0

Groningen Groningen GRO

0

Masters 1000 Cincinnati
FINALIZADO
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
6 3 3
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
3 6 6
WTA Cincinnati
EN JUEGO
svetlana_kuznetsova Svetlana Kuznetsova Svetlana Kuznetsova
5
madison_keys Madison Keys Madison Keys
5

ASTV

El Madrid fue capaz de solemnizar un partido sin chicha dándose el gustazo de borrar del mapa al APOEL, para quien la fase de grupos siempre fue estación terminal. El duelo resultó un analgésico general. Marcaron Cristiano y Benzema, recuperó el tacto Modric, salió robustecido Carvajal, tuvieron minutos Asensio, Lucas, Theo, Mayoral y Ceballos y quedó aparcado por tres días el recurrente debate de la falta de gol. Lástima que la colección de buenas noticias no le diera al Madrid para llegar al último día con opciones de acabar primero, aunque la clasificación de octavos le permite una jornada final tranquila.  

También la Champions tiene edición de bolsillo, con partidos como el de Nicosia, en el que el Madrid sacó del armario el recurso de la pegada para abusar del APOEL, un esforzado grupo de jugadores de aquí y de allá, muchos de vuelta, sin ninguna posibilidad de supervivencia. Lo uno y lo otro compusieron un pleito sin emoción pero con cierta gracia que ganó el Madrid primero por inercia y luego con saña.

Tan poco peligro esperaba Zidane que dejó fuera del equipo a Casemiro, su red asistencial, y se acunó en la coproducción Modric-Kroos con una apuesta mayor por las bandas con Lucas Vázquez y Asensio, comprobada la pérdida de potencia de los laterales. Sin embargo, fueron Carvajal y Marcelo quienes más empujaron a la causa. Especialmente el canterano, recién salido de una dolencia preocupante, que funcionó a pleno pulmón por la derecha. Su vuelta es un inmenso refuerzo para el equipo.

También hubo consuelo para Benzema. Quizá más del que mereció, porque fue capaz de marcar en sus dos únicas apariciones de la primera mitad. Los envíos de Kroos y Cristiano fueron dos golosinas, pero esta vez sí fue gato con botas. Zidane entiende que no hay mejor forma de curarle que ponerle, a veces a costa de que quien enferme sea la hinchada.

Cristiano, que es incapaz de aguantarse a sí mismo sin marcar, estuvo en todas, desde cerca y desde lejos, aunque le costó llegar al gol. Pero a él las musas, cuando llegan, le pillan trabajando. Un cabezazo a centro de Marcelo y un remate complicado aunque sin portero le sirvieron de ansiolítico. Créanlo, sólo una vez había metido ocho goles en una fase de grupos. Fue en el año del récord (17 goles). Su eficiencia admite lapsus pero no dudas

El Madrid le metió el bisturí al partido en un voleón de Modric, tras rechace frívolo de Vinicius, que vio tarde Nauzet. Ahí tiró la toalla el APOEL, que con una defensa invisible fue tragándose goles de todos los formatos, incluyendo el balón parado con dos toques de los centrales del Madrid, Varane y Nacho, en las entrañas de su área.

El equipo de Zidane le fue cogiendo el gusto al partido según soplaban a su favor los goles aunque con los cambios fue perdiendo el empuje. En Europa el Madrid encuentra siempre la salida del laberinto.